El penúltimo raulista vivo

102 y 41, dos números que hieren al barcelonismo

Yo, al contrario que el periobarcelonismo más radical y militante, sí creo de veras que la Liga la gana el mejor... también cuando la consigue el Barça. En Barcelona tienen otra opinión: cuando la Liga la gana el Barça es porque es el mejor pero cuando la gana el Real Madrid es debido a la mediación de los árbitros, la intervención de la federación o la cooperación necesaria del Estado centralista y opresor. Ahora, yo pienso que en justa correspondencia, hartos de poner la otra mejilla, a ellos se les está acusando desde Madrid de lo mismo, y eso es algo que no soportan por la falta de costumbre. Duele que se menosprecien los éxitos propios, por supuesto que duele, que le pregunten si no por ese dolor a los socios y aficionados merengues: incluso cuando pierde, a su equipo le cantan eso de "¡Así, así, así gana el Madrid!"...

¿Quién ha dicho que haya que celebrar los 102 goles del equipo y los 41 de Cristiano como si de una Liga o una Champions se tratara?... Nadie, no lo ha dicho nadie. Pero, en ese ánimo perverso de parodiar permanentemente todo lo que huele a blanco, desde Barcelona se resta mérito a esas cifras... ¿Por qué?... Fácil: la teoría culé del fútbol bonito, el de toque y posesión de balón, el de triangulación y espectáculo, se viene abajo si quien bate un récord goleador es el delantero estrella de un equipo que practica el antifútbol. La solución a semejante paradoja consistió entonces en pasar a afirmar que el Real Madrid empezó a golear cuando la Liga era del Barça y nadie se jugaba absolutamente nada. Pero eso es simple y llanamente mentira. Lo explicaré...

De los 102 goles marcados por el Real Madrid, 33 se produjeron en las últimas 9 jornadas, y eso incluyendo la número 30 en la que el equipo de Mourinho perdió con el Sporting en casa (si lo hago es porque considero que ahí empezó a perder definitivamente la Liga el Madrid) y no marcó gol. Es imposible que en la jornada 30, en la que el Madrid perdió, sí hubiera Liga, pero dejara de haberla en la 31 por la sencilla razón de que el Real goleó fuera del Bernabéu: 0-3 al Athletic en San Mamés. ¿Bajó los brazos el equipo de Caparrós porque no se jugaba nada?... Más bien al contrario: se estaba jugando entrar en Europa y aquella derrota le dejó con 45 puntos, uno por debajo del Sevilla, empatado con el Atlético de Madrid y uno pòr encima del Español... ¡Vaya que si se jugaban cosas!...

Real Madrid y Barcelona empataron a uno en la jornada 32 (la distancia entre ambos quedó en 8 puntos con 18 en juego: había Liga) y en la 33 llegó otra goleada blanca: Valencia, 3 - Real Madrid, 6... ¿Acaso no se jugaba nada el equipo de Emery?... El Valencia se quedaba con 63 puntos y tenía al Villarreal con 57: seguía en juego la tercera plaza, el primer puesto de la "Liga B"... Había tanto en juego en la jornada 34 que, por segunda vez, el Madrid cayó sorprendentemente en casa ante el Zaragoza por 2-3; también caía el Barça, pero la distancia seguía siendo la misma (8 puntos) con menos jornadas (4) y menos puntos (12) en juego. Difícil, muy difícil, pero matemáticamente posible. Y, como aún era matemáticamente posible, el Real Madrid fue al campo del Sevilla, que se estaba jugando la clasificación europea, y volvió a golear: 2-6. El equipo de Manzano se quedaba con 52 puntos, empatado con el Atlético de Madrid y a dos del Athletic.

En la jornada 36, a falta de 3 para el final, el Real Madrid ganó por 4-0 al Getafe; a la vista está que el equipo de Míchel, que se ha salvado en el último minuto, se estaba jugando ni más ni menos que la categoría: se quedaba entonces con 40 puntos, uno por encima del descenso. En la jornada 37, ya sin la Liga en juego, el Madrid volvió a hacer sus deberes en Villarreal: 1-3; de haber ganado, el equipo de Garrido se habría puesto a 3 puntos del Valencia a falta de la última jornada. Y, al fin, llegó la jornada 38: Real Madrid, 8 - Almería, 1... Este último resultado ha molestado especialmente al periobarcelonismo por lo que contaba al principio, y eso que, esta vez sí, no había nada en juego. Procedamos pues a quitarle al Real Madrid 6 de esos 8 goles que tanto han molestado: el antifútbol de Mourinho seguiría habiendo logrado más goles (96) que el mejor Barça (95) de la historia. Son números. Y nadie irá a La Cibeles a festejarlos, pero tampoco hay por qué ocultarlos, ¿no?...

A continuación