El penúltimo raulista vivo

Más Galdós y menos manga, Anil Murthy

¿Cómo están las cosas en España, Anil Murthy? En una charla con The Athletic has dicho que honestamente no te sorprende que los clubes de la Liga no hayan salido a apoyar al Valencia y has añadido "así están las cosas por España". ¿Y cómo están exactamente las cosas por España, Murthy? Dímelo tú, que tanto sabes de la historia de mi país. ¿Cómo están las cosas por España? Yo reconozco que para saber cosas sobre el tuyo, que es Singapur, he tenido que acudir a Google. Allí, por lo que se ve, mucha democracia no tenéis, no. Desde la independencia siempre gana el mismo, el Partido de Acción Popular. Lee Kuan Yew, considerado el padre de la patria, fue el único primer ministro de 1959 a 1990, y se fue porque quiso. Puso a otro en su lugar, que estuvo otros 14 años, y éste designó al anterior como Senior Minister. El nuevo, el que sólo permaneció en el cargo tres lustros, se fue, también porque le dio la gana, en 2004, y colocó al hijo del primero, y entonces el Senior Minister pasó a ser Mentor Minister porque así lo decidió su hijo y Goh Chok Tong pasó a ser Senior Minister porque así lo quiso su sucesor en el cargo. Vamos, que se lo guisan y se lo comen entre ellos desde hace más de 60 años. ¿Y vas a hablar tú por ahí mal de España, Murthy? Tú no sabes nada de España. Nada. Ni, por cierto, sabes tampoco nada de Valencia ni del Valencia. ¿Por qué no le cuentas a la BBC lo que piensan de ti los aficionados del equipo que presides? ¿O a Skysport?

Larry Holmes, ex campeón del mundo de los pesos pesados, dijo una vez una frase fantástica: "Yo fui negro una vez... cuando era pobre". Seguro que tú, que eres de piel oscura en comparación con la mía, que es del color de un pollo antes de pasar por el asador, no has tenido demasiados problemas, ¿a que no? Porque tú eres rico. Mira, Murthy, España es el país más solidario del mundo, el que más. España es líder mundial en la donación y trasplante de órganos, Anil Murthy, así están por aquí las cosas. De los 18 países analizados por Pew Research, la sociedad española es la más receptiva de todas a acoger refugiados. Incluso en los años más duros, la cooperación internacional ha contado con el pleno apoyo de la ciudadanía española: para el 89% de los españoles, la ayuda al desarrollo ocupa el tercer lugar entre las prioridades de la política exterior. Según Kantar Millward Brown, el 86% de los adultos españoles ha colaborado alguna vez con una ONG y el 55% lo ha hecho de forma económica. Según la Radiografía de la Solidaridad en España elaborada por la app financiera Fintonic, uno de cada cuatro españoles colaboró económicamente con alguna iniciativa solidaria y el donativo medio ascendió a 106 euros. Así están por aquí las cosas, Murthy. Para hablar de España te tienes que cuadrar, Murthy, te tienes que cuadrar.

A ti, que vienes de un país con un Mentor Minister y con un Senior Minister, a lo mejor te sorprende el hecho de que no se pueda condenar a alguien sin pruebas, pero aquí, Murthy, gozamos de una democracia consolidada. Dices que te sorprende que otros clubes no hayan salido a defender al Valencia: ¿De qué, Anil Murthy? ¿De qué? ¿Dónde están las pruebas de que Cala dijo lo que Diakhaby dice que dijo? ¿O es que tenemos que creer a Diakhaby porque es francés y de color negro y no a Cala porque es de Lebrija y del color de un pollo? El día que aparezcan esas pruebas te apoyaremos todos, mientras tanto es imposible apoyarte, Murthy: es un palabra contra palabra. Es más, si finalmente no apareciera prueba alguna (y cuando hablo de una prueba no me refiero precisamente a esos sonidos fake que circulan por ahí y que carecen absolutamente de credibilidad) yo entendería perfectamente que el Cádiz y Cala os demandaran tanto a ti como al Valencia y al propio Diakhaby. ¿Sabes por qué, Murthy? Te lo voy a explicar yo: porque aquí, en España, uno es inocente mientras no se demuestre lo contrario.

Dices algo, Murthy, en lo que sí estoy sin embargo de acuerdo contigo, y es cuando afirmas que es muy duro que tenga que ser el club el que aporte las pruebas con la cantidad de cámaras que hay en los estadios. Pero entonces, querido Ani, estás desviando el tiro de tus críticas, no tienes que apuntar a España, no, sino a un organismo español, la Liga de Fútbol Profesional, al que pertenece el Valencia. Como a ti, a mí también me parece muy duro que sin público en el campo y con un montón de cámaras como tú dices, la Liga sea incapaz de aportar ese sonido salvo, por supuesto, que ese sonido no exista, que es lo que afirma Cala. ¿Sabes qué pasa, Murthy? Pues pasa que Tebas está más preocupado de que no se escuchen las cosas que de que se escuchen, ese es el problema. La cara de Cala, Murthy, no es una prueba por más que insistas. En España decimos que es el espejo del alma pero no se sabe nada a propósito de que sea la demostración de algo en un juicio. ¿Sabes contra qué peleas, Murthy? Peleas contra el tiempo. Peleas contra el reloj. Porque han pasado 4 días y sigue sin aparecer prueba alguna de lo que dice tu jugador que dijo el del Cádiz. Tu proselitismo antiespañol proclamado en los medios ingleses, los mismos por cierto que condenaron demagogicamente a Luis Aragonés por racista, sólo consigue que ya no sean únicamente los valencianistas quienes renieguen de ti sino que también lo hagamos el resto. Llegaste sin saber dónde estaba Valencia y te irás (porque te irás) sin tener ni puñetera idea de qué es España. Más Benito Pérez Galdós y menos manga, Anil Murthy.

A continuación