El penúltimo raulista vivo

La respuesta no es 'nothing', Simeone, la respuesta es 'everything'

"Nothing", ha respondido Simeone cuando Diego Plaza le ha preguntado sobre las críticas de Klopp acerca del juego que practica su equipo. O sea, "nada". Cuando el Atleti eliminó la temporada pasada al Liverpool en los octavos de final, el entrenador alemán del equipo inglés se mostró muy crítico con el equipo colchonero: "No entiendo que con la calidad que tienen, jueguen el fútbol que juegan. Podrían jugar bien pero prefieren quedarse atrás y contraatacar". Hoy Klopp se ha justificado y, en cierto modo, ha pedido perdón por aquello. Al entrenador del Liverpool, según propia confesión, no le gusta perder y, en aquella ocasión, lo hicieron, perdieron. Todo lo que podía salirles mal les salió mal y, al contrario, todo lo que pudo salirle bien al Atleti, le salió bien.

Como a Klopp no le gusta perder y perdió con el Atleti... resulta que dijo la verdad. Tan cierto es que, como dice Klopp, Simeone tiene enchufados a todos sus jugadores como que ha optado por un fútbol muy gris; es verdad que, con el Cholo en el banquillo, el Atleti ha dado un salto indudable de calidad, tanto como que su juego es aburrido y que, cuando pintan bastos, o sea en las grandes ocasiones europeas, acaba arrugándose. Es verdad que cuando defienden bien lo hacen como leones pero no es menos cierto que hasta la fecha, cuando al fin toca jugar, al Atleti siempre le pasa algo. Me parece que si hiciéramos un balance de los diez años que ya lleva Simeone dirigiendo al equipo rojiblanco la nota nacional sería de notable alto pero la continental no llegaría al suficiente, y cuando me refiero a la nota europea no lo hago, por supuesto, a la Supercopa de Europa, que la puedes haber conquistado ganando esa UEFA devaluada, o a la Europa League, en la que juegan los séptimos, sino a la Champions, a la Copa de Europa. La Copa de Europa va a medir el auténtico nivel del Atleti de Simeone.

Desde que tengo memoria futbolística se viene hablando de que el fútbol le debe una Copa de Europa al Atleti. A los más jóvenes les diré que quien eso afirma se refiere a la final contra el Bayern de Munich del año 1974 y que el Atleti perdió de un modo muy similar a como perdió su primera final contra el Madrid, la del gol de Ramos en el minuto 93. En aquella ocasión, Luis marcó de falta en la prórroga, en concreto en el minuto 114, y cuando todo parecía hecho surgió Hans-Georg Schwarzenbeck para igualar el marcador; dos días después, en el partido de desempate, los alemanes hicieron trizas los sueños rojiblancos y aquello acabó 4-0, con dos goles de Hoeness y otros dos de Müller, recientemente fallecido. Desde entonces, como decía, vengo escuchando que el fútbol le debe una Copa de Europa al Atleti, aunque yo como madridista creo que lo que en realidad nos debe el fútbol es La Decimocuarta, ojalá que sea esta misma temporada.

En el fútbol no se debe nada a nadie, en el fútbol si se juega bien se gana y si no se juega bien se pierde. El legado del Cholo no será perfecto hasta que el Atlético de Madrid no gane una Copa de Europa, de modo que es difícil que lo sea porque jugando así, o sea de un modo bastante gris, es complicado conquistar una Champions. Sí es verdad que al menos con Simeone el Atleti se ha incorporado de pleno derecho al debate y ya se habla de él como de uno de los candidatos, cuestión ésta que parecen no asimilar unos cuantos perioatléticos y bastantes socios y aficionados que pretenden que a su equipo no se le critique por nada. Este año, al fin, el Atleti tiene un plantillón. Hay quien piensa de hecho que es la mejor plantilla de la Liga española, la más completa, mejor que la del Real Madrid o Barcelona. Puesto en esa tesitura, Simeone no puede seguir escurriendo el bulto y tiene que jugar bien al fútbol. Su ‘nothing’ no es creíble y, en realidad, parece poca respuesta o una respuesta insatisfactoria viniendo como viene del entrenador mejor pagado del mundo. No hay modo de esconderse, ya no. Ni siquiera el enorme paraguas del Real Madrid bajo el que siempre se ha cobijado el Atleti sirve ya de parapeto. Hoy, gracias al Cholo, el equipo colchonero es un actor principal y mañana, ante el Liverpool y en casa, lo tiene que demostrar. No es ‘nothing’, Simeone, es ‘everything’. Con el ‘nothing’ no se gana la Champions.

A continuación