El penúltimo raulista vivo

Koeman hace un Benítez

Hay preguntas que se lanzan al aire al único objeto de encontrar un buen titular pero sin demasiada esperanza de hallarlo. Sirva como ejemplo aquella que le hicieron a Rafa Benítez acerca de si Cristiano Ronaldo era el mejor futbolista que él había entrenado hasta aquel momento. Recuerdo que Benítez era entrenador del Real Madrid, y no uno novel, no, sino uno bregado en mil batallas, uno con experiencia. Benítez había dirigido al Valencia, al Liverpool, al Inter, al Chelsea... Cuando el periodista le preguntó a Rafa si Cristiano era o no el mejor futbolista que él había entrenado hasta el momento estoy convencido de que se esperaba un &sí, el mejor&, pero no, saltó la liebre, Benítez se lió y no mintió sino que dijo su verdad, la que él había vivido, o sea que él había entrenado a muchísimos futbolistas buenos y que Cristiano estaba entre ellos. Y la apostilla sonó tan falsa, tan predecible, tan artificial, que empeoró las cosas: "Pero ahora estoy en el Real Madrid y Cristiano es el mejor". Fue la guinda desastrosa de un pastel horroroso que se obligó a comerse el propio Benítez sin venir a cuento porque sonó a que tenía que decir lo que no sentía por el simple hecho de que en ese momento estaban trabajando juntos. Antes, allá por el mes de julio, le preguntaron por lo mismo y respondió de un modo bastante similar: "No puedo decir que sea el mejor pero sí uno de los mejores". A Rafael Benítez Maudes le destituyeron el 5 de enero de 2016.

La verdad está sobrevalorada, hoy en día la gente prefiere que la mientan. Miénteme y dime que me quieres. Miénteme y dime que no estoy loco. Miénteme y dime que en el Barcelona todo va bien, miénteme y dime que los futbolistas van a cobrar a tiempo, miénteme y dime que el Camp Nou no tiene aluminosis y que Messi se va a quedar. Sobre Messi en concreto los precandidatos del Barcelona se sienten en la obligación de decir que harán lo que esté en sus manos para que siga cuando yo creo que, en el fondo, supondría para ellos una liberación que empezase a negociar con el City o con el PSG en enero. A Joan Laporta, que no tiene por qué decir la verdad, se le ocurrió el otro día lo de la propuesta creativa y, para no quedarse corto, Victor Font subió la apuesta: "Si gano yo, seguirá". ¿Cómo va a seguir Messi con Font si Messi no quiere seguir? ¿Y qué propuesta creativa va a hacerle Laporta al jugador si éste tiene decidido marcharse? Laporta y Font, claro, mienten, pero a quien se ha linchado ha sido al único que dijo la verdad porque no tiene nada que perder, y me refiero a Carlos Tusquets. Como Tusquets no tiene que ganar votos y va a estar en ese convento un par de meses escasos, el otro día se permitió el lujo de decir una verdad dolorosísima para los culés, la de que la venta del argentino habría solucionado muchos problemas económicos. Miénteme, Laporta. Miénteme, Font. Tusquets, culpable por decir la verdad.

Hoy Koeman ha hecho un Benítez. El holandés se ha desayunado con un dato estremecedor: es el peor entrenador del Barça en Liga desde hace casi 40 años. Quién sabe si debido a ello o porque realmente lo piensa así, preguntado por Messi y por Cristiano el técnico no se ha decantado por ninguno de los dos: "No se trata de decir cuál es el mejor porque los dos han hecho y ganado muchas cosas". Koeman lo tenía tan fácil como Benítez hace cinco años pero o bien está harto o bien sabe algo que desconocemos los demás o simplemente piensa verdaderamente que Messi no es mejor que Cristiano. Lo cierto es que Koeman, como antes Benítez y la semana pasada Tusquets, ha optado por complicarse la vida diciendo... su verdad. El ventilador de Koeman, el otro día con la falta de concentración, antes con Ansu Fati, ahora con las críticas de Pjanić, es el síntoma de que algo no va bien. O de que muchas cosas funcionan mal, demasiadas en realidad. También es posible que, dándole una de cal y otra de arena, lo que esté pretendiendo Koeman sea ponerle el lacito a Messi, liberarse de él, empujarle a que tome una decisión real y práctica más allá del burofax. Y también es posible que al inicio de la temporada que viene, con otro presidente pero con idénticos problemas económicos, ya no estén ni Messi ni Koeman, ninguno de los dos. Si no fuera porque todos sabemos que no tiene un euro juraría que el Barcelona le está tirando los tejos a Cristiano. Igual le convence Laporta con otra de sus propuestas creativas como, por ejemplo, cobrar su sueldo en Mortadelos y no en moneda de curso legal.

A continuación