El penúltimo raulista vivo

El 8

Esta tarde, viendo la que se ha montado en el Camp Nou, me ha dado por volver a preguntarme qué se diría en España si hoy el Real Madrid, en quiebra económica y con una deuda aproximada de 1.400 millones de euros, tres meses después de no haber sido capaz de retener a su máxima estrella histórica porque no podían pagarle, quince días después de haber presentado, por ejemplo, a Raúl tras haber destituido de malas maneras pongamos por caso que a Zidane, que sucedió a Lopetegui, al que aún no han pagado su contrato, hubiera abierto el estadio Santiago Bernabéu para presentar a Álvaro Arbeloa como el nuevo e ilusionante fichaje de un anticipado mercado de invierno. Y pongo el ejemplo de Álvaro, que ahora mismo está más fino aún que cuando jugaba al fútbol profesionalmente y que quizás podría volver, no por nada sino porque él y Dani Alves son de la misma quinta y ambos tienen 38 años. De verdad que no puedo parar de preguntarme qué se diría, y cómo y en qué tono, de Florentino Pérez, al que Javier Ares llamó en su día psicópata, si, no contento con ello, el presidente del Real Madrid sugiriera, además, la posibilidad de negociar con la Real Sociedad para recuperar a Xabi Alonso, que hoy dirige desde el banquillo al filial donostiarra, y, en el futuro, a Cristiano Ronaldo. ¿Qué dirían del Madrid? ¿Y de Florentino? ¿Qué se diría de Florentino? Pues eso es lo que hoy, y nada más y nada menos que ante diez mil ilusionados espectadores, ha sucedido en un plazo aproximado de dos horas en el campo culé. Lo del número de espectadores tampoco significa nada, estoy seguro de que el Mago Pop habría reunido al menos a cincuenta mil.

Un excitadísimo Laporta, el mismo Laporta que prometió que Messi seguiría con él para a renglón seguido mostrarse incapaz de retenerlo, ha presentado a un jugador que estaba en paro como si fuera Erling Haaland y, no contento con ello, en plena borrachera de éxito ha sugerido la posibilidad de recuperar a Iniesta y a Messi, que hoy juega en un equipo como el Paris Saint Germain que, como todo el mundo sabe, es muy receptivo a que le quiten a sus jugadores. A esto le llamo yo vivir al límite, ¿a que sí Jan? Hoy Alves, mañana quién sabe si Iniesta, pasado quizás Messi... ¿Charly Rexach aún está en el club? Lo digo porque ya puestos... Un oyente sugería hoy en Fútbol EsRadio tantear a Gareth Bale, que queda libre en junio y puede negociar desde enero. Dani Alves, que se ha presentado en chancletas, ha dicho que llevará el dorsal número 8 en homenaje a Stoichkov. Hristo tiene 55 años así que, y sobre todo viendo la cartera de contrataciones que maneja el Barça, yo no daría en absoluto por descartado que el búlgaro no fuera en el futuro objetivo azulgrana, de modo que Dani, quizás, debería volver a cederle el 8 y quedarse, por ejemplo, con el 88. Si al final regresara el otro 8, Iniesta, Andrés pasaría a tener el 88 y Alves el 888. Y así sucesivamente. ¿Que viene Cocu? 8.888. ¿Que recuperan a Celades? 88.888.

Si hoy aterrizara delante de mi casa un platillo volante procedente del planeta Urano y resultara que el uraniano o uraniense fuera un aficionado a la Liga española y me preguntara qué le había pasado al Barcelona desde su última visita a la Tierra, yo le diría, "amigo, mira este vídeo", y le pondría el vídeo de la presentación de Dani Alves de hoy. El todopoderoso Fútbol Club Barcelona, el equipo que presumía de tener la mejor cantera del mundo, que se jactaba de un ADN superior al del resto y de un plan inaccesible para los demás mortales, tratando de dar rápidas bocanadas de aire. Esa superproducción llamada Fútbol Club Barcelona convertida en una película de Hammer Productions, una serie B, un film de Ed Wood. Una lástima incluso para un madridista como yo. El fichaje del 8 si no viene Iniesta, del 88 si no llega Stoichkov o del 888 si llegan los dos es un tiro al aire, pero la pregunta es la siguiente: ¿Por qué? ¿Qué gana Xavi con Alves? Si Xavi ha traído a Alves es porque considera que un futbolista con 38 años le ofrece mejores cosas que Sergi Roberto, que tiene 9 años menos, que Mingueza, que tiene 22, o que Dest, que tiene 21. Roberto a lo mejor no pero, ¿qué pueden estar pensando ahora mismo Mingueza o Dest? Suponiendo que Alves se salga, que es mucho suponer, ¿por cuánto tiempo lo haría? ¿O es que Alves no ha fichado como jugador sino como agitador? Como agitador, y eso sí debo reconocérselo, es un 10 y no un 8, pero la agitación dura lo que dura.

Con todo, el peor es Laporta. Xavi ha pedido a Alves y le saldrá o no, y Alves, que ha insistido para venir, lo ha logrado, pero, ¿qué plan tiene Laporta? ¿Cuál es exactamente su línea de negocio? Aún recuerdo cuando, recién llegado a la presidencia del Madrid, la mayor crítica que se le podía hacer a Florentino es que gestionaba el club como si fuera una empresa. Ah, pero, ¿es que no lo era? ¿No era una empresa? Veinte años después absolutamente nadie duda de que a un club haya que gestionarlo como si se tratara de una empresa porque lo es, es una empresa. Aún en quiebra, Laporta tendría que tener un plan de negocio que, en la actual situación, debería ser el de exhibir a sus jóvenes valores, a los Fati, Gavi, Pedri y Nico. Como Xavi en el banquillo, ellos también son una moneda al aire pero al menos se vende frescura. Con el 8 no sé qué se quiere vender. Y ojo, ya lo decía en Fútbol EsRadio, una tendrá Dani Alves, una enviará a la escuadra. Seguro que Xavi le sacará en un partido como revulsivo y lo logrará porque aún tiene mucha calidad, pero, ¿como jugador? ¿Como fichaje ilusionante? ¿Este es el golpe de efecto? ¿De verdad? Sal corriendo, amigo de Urano, sal volando. Porque este es un planeta de locos.

A continuación