El penúltimo raulista vivo

Aquel vídeo del Chiringuito...

Dependiendo de cómo lo utilices, Twitter puede ser el mayor centro de sabiduría del mundo o algo más deprimente y asqueroso que la película Hellraiser. Hoy uno de mis seguidores ha rebotado un vídeo del Chiringuito del 6 de mayo del año 2019. Antes del coronavirus. Antes de Filomena. Antes del estallido del volcán de La Palma. Antes de todo lo malo que nos ha pasado y aún nos pasa. Y en ese vídeo de hace exactamente 1.269 días, o sea 3,47 años, servidor ya mostraba su profunda extrañeza por la facilidad que el Fútbol Club Barcelona tenía para fichar cuando el Real Madrid, por ejemplo, iba con un tiento increíble. También por esos días se hizo famoso (creo que en Youtube) un aficionado del Real Madrid que, harto de ver cómo el Barça fichaba y fichaba mientras que Florentino no movía ni una ceja, le pedía a gritos al presidente madridista que hiciera algo de una vez. Y es cierto que muchos aficionados del Madrid tenían las sensación de que Rosell primero y Bartomeu después eran muy listos y que en el Bernabéu eran muy torpes.

El vídeo es de mayo del 19, el primer caso de coronavirus se detectó en la provincia china de Wuhan en diciembre de ese mismo año, siete meses después, y la Organización Mundial de la Salud reconoció el Covid-19 como pandemia el 11 de marzo de 2020. Con esto quiero decir que la pandemia, como su propio nombre indica, afectó a todo el mundo y no sólo al Fútbol Club Barcelona. El otro día Bartomeu insistía en que su gestión había sido inmaculada hasta que llegó el virus y no es así, Bartomeu ya se estaba gastando lo que no tenía dos o tres años antes de que el virus llegase a nuestras vidas. En tono irónico y jocoso, y perdón por la autocita como diría mi amigo Juan Pablo Polvorinos, yo dije que no me explicaba cómo era posible que el Barcelona fichase como si no costara y añadí que igual tenía escondida una máquina de hacer billetes.

Cuando un club del potencial del Barcelona llega a una situación de quiebra técnica como la actual no es únicamente por un motivo sino por muchos. Por supuesto que el contrato faraónico de Messi de 555 millones por 4 años desvelado por el diario El Mundo no fue el responsable, pero sí fue uno de los culpables; como fueron también culpables quienes dijeron abiertamente que Messi era más importante que el propio club, que esos 555 millones eran pocos y que había que darle todo lo que pidiera. Bartomeu hizo, en realidad, lo que le exigió su masa social, darle a Messi lo que quiso. A nadie, salvo a un humilde socio que actuó como un kamikaze, le preocupó cuánto costó Neymar y cómo se pagó. Es como el chiste en el que un aficionado del Athletic le dice a otro que el Guggenheim ha costado 10.000 millones, y éste le responde: "Mientras marque goles..." Pues eso pasó en el Barcelona y los socios miraron hacia otro lado porque Neymar, Messi y Suárez marcaban un montón de goles. ¿Coutinho?... 160. ¿Dembélé?... 135. ¿De Jong?... 75. ¡Alegría! Panem et circenses, pan y circo.

Antes decía que, dependiendo de su uso, Twitter puede ser horrible o muy divertido. Y hoy, al volver a ver aquel vídeo de mayo del 19, me ha dado por entrar a leer algunos de los comentarios de aficionados culés. Y la cosa ha sido desternillante. "Patanova", por ejemplo, decía lo siguiente: "De verdad es de vergüenza este Juanma, su envidia ya llegó a tal límite que no recuerda lo que se gasta su presidente Florentino. Y ojo, si el Barça está bien en lo económico es porque ha vendido bien y compra bueno, bonito y barato". Otro, "Carlos BridgesofSpirits": "De verdad que estar jugando por nada desde febrero les ha calado muy hondo". Otro, "Misifu Chino", decía que mi comentario en el programa era denunciable, y otro, "Chulabriles", comentaba que "los subnormales están libres de toda culpa". Otro, "rene83gb", comentaba que cuando no había mucho que decir nos inventábamos las cosas, y otro, "Aiter MK IV", decía que si Messi cobraba 100 millones había que pagarle 200. Otro me llamaba loco, otro decía que la diferencia era que unos gastaban en fichajes y otros en árbitros, otro más comentaba que el burro estaba hablando de orejas, otro repetía lo del nadaplete, otro hablaba de mi calvicie, otro me llamaba rata de cloaca, otro decía que era Florentino el que nos tenía engañados a todos... Si ese día comentaron el vídeo 3.000 culés, a lo mejor tres o cuatro dijeron que ellos tampoco lo veían claro. Vosotros también sois responsables del caos porque, en el fondo, sabíais que esto podía suceder y no dijísteis nada.

No sé cómo será en el futuro pero ahora mismo no hay que ser muy listo para tener una cuenta de Twitter. Es más, yo creo que ser tonto puntúa, sinceramente. Lo digo porque es muy posible que alguno de esos tuiteros que me insultaban aquel 6 de mayo del 19 por decirles la verdad formaran parte de la tropa de indocumentados que asaltó el otro día por la fuerza el vehículo en el que viajaba Koeman y su familia. Ahora, en la ruina, le exigen al entrenador que juegue bien al fútbol y que gane con jugadores que no tienen el nivel del Barça porque, hoy por hoy, el Barça no puede fichar futbolistas de máxima calidad porque se encuentra arruinado porque los socios y aficionados del Barcelona hicieron como la avestruz que esconde la cabeza bajo tierra para no ver aquello que no le gusta. Es la pescadilla que se muerde la cola. Culpables puede que no, responsables por supuesto. Tenéis lo que os merecéis.

A continuación