Blog Appétit!

¡¡Magdalenas parisinas!!

 

Siento una gran pasión por la repostería. Me encanta todo el proceso: la selección de la receta, la búsqueda de ingredientes, la preparación, la presentación final… Y es que cada etapa tiene su encanto.

Normalmente, a la hora de seleccionar una receta nueva, me suelo guiar en gran medida por la foto que la acompaña. Reconozco que es un grave error, pero la vista de un plato me parece fundamental.

La receta que hoy os presento me conquistó al instante. La vi en una web americana y no pude resistirme. Y eso que no sabía qué eran la mitad de los ingredientes, pero allá que fui con el traductor y me puse manos a la obra. Al final resultó que la receta que hice no tenía mucho que ver con la inicial, ya que acabé cambiando la mitad de los ingredientes… ¡y qué sorpresa tan maravillosa cuando probé las magdalenas y estaban espectaculares!

 

 

Siempre es una gran satisfacción que una receta nueva salga bien, pero si a esto sumamos que la haces para alguien, la gratificación es enorme. Estas magdalenas eran para mi hermana. Era su santo y resultó una excusa estupenda para preparar una merienda en familia. El toque especial de estas magdalenas fue la decoración final. ¿Habéis visto qué toque parisino? Cuando vi estos toppers en una tienda fui como loca a por ellos. Mi hermana acababa de volver de París donde había estado cursando su postdoctorado, así que los adornos fueron todo un acierto.

¡Vamos con la receta!

INGREDIENTES

Para las magdalenas:

  • 150g. golden caster sugar*
  • 150g. mantequilla
  • 125g. harina con levadura**
  • 3 huevos medianos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 cucharadas de leche semidesnatada

Aclaraciones:

-         *Caster sugar: es un tipo de azúcar muy fino.  Su textura se encuentra entre el azúcar glas y el azúcar granulado de toda la vida. Puede ser blanco o moreno (en este caso utilizamos moreno).   En España, hasta donde yo sé, no se comercializa salvo en establecimientos especializados. Lo que yo hago: pongo los 150 g. de azúcar moreno en la picadora de la batidora y lo muelo un poco. Recordad que se tiene que quedar fino sin llegar a azúcar glas.

 

-          Los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente.

-          **La harina con levadura: hay algunos supermercados que no la comercializan. Es más cara que la normal, así que os explico cómo hacer vuestra propia harina con levadura: en un peso ponemos una cucharadita y media de levadura química, media cucharadita de sal, y completamos hasta 140 g. con harina de todo uso.

 

Para el relleno:

-          1 bote de Créme Fraîche (es un tipo de crema fresca de origen francés. Es más espesa que la nata).

-          60 g. de chocolate blanco

-          Raspadura de un limón

-          Azúcar al gusto

Para decorar:

-          Mermelada de frutas del bosque

-          2 hojas de gelatina neutra

-          Grosellas

-          Arándanos

 

PREPARACIÓN

Precalentamos el horno a 160 ºC. Rellenamos un molde de 12 magdalenas con las cápsulas de papel.

Tamizamos la harina en un bol.

Batimos el azúcar con la mantequilla y la esencia de vainilla unos 5 minutos o hasta que nos quede una crema suave.

Añadimos a esta mezcla 1 huevo, 1/3 de la harina y un chorreón de leche. Batimos bien hasta que esté bien incorporada a la mezcla. Repetimos el paso dos veces más hasta utilizar todos los ingredientes.

Ayudándonos de una cuchara rellenamos las cápsulas 2/3 de su capacidad.

Metemos la bandeja en el horno a media altura unos 25 minutos o hasta que al hincar un palillo salga limpio.

 

¡Importante!

– Recordad que el tiempo es orientativo. Cada uno debe conocer su horno y vigilar su preparación.

- No abrir el horno bajo ningún concepto hasta que no haya transcurrido más de la mitad del tiempo.

 

 

Sacamos del horno y dejamos enfriar 10 minutos. Después depositaremos las magdalenas en una rejilla para que terminen de enfriarse.

 

 

Mientras preparamos la crema del relleno. En un cazo ponemos a fuego lento la Créme Fraîche con la ralladura de limón. Dejamos que cueza unos 15 minutos. Incorporamos el chocolate blanco gradualmente y removemos para que funda bien. Endulzar al gusto. Dejar enfriar.

Con un descorazonador de manzanas quitamos el centro de la magdalena. Reservamos los centros.

 

 

Rellenamos las magdalenas con la crema 2/3 del hueco. Yo utilicé una manga pastelera. Si no tenéis podéis hacerlo con una cucharilla pequeña. Cortar con el cuchillo el centro retirado, y poner una “tapa” en cada agujero para que no se vea el relleno.

 

 

En un bol con agua ponemos las hojas de gelatina para que se ablanden durante 5 minutos.

Ponemos un cazo con unas 3 cucharadas de mermelada y una de agua. Removemos con el fuego bajo, escurrimos el agua de las hojas de gelatina y las echamos al cazo. Movemos con una cuchara para deshacer la gelatina. Retiramos del fuego y dejamos que temple un poco. Añadimos arándanos y grosellas al gusto y con una cuchara ponemos un poco encima de cada magdalena.

Dejar enfriar en el frigorífico unas horas  antes de consumir.

 

 

Espero que os haya gustado.  Puede parecer una receta un poco complicada, pero os aseguro que no lo es.

 

 

 

Y para los principiantes, si no os animáis con todo el proceso, haced aunque sea las magdalenas, ¡están deliciosas!

Blog Appétit!!



A continuación