Artículos de viaje

No sólo playas: 20 destinos de interior para este verano

¿Las playas son para el verano? Puede, pero a algunos la verdad es que nos gustan más fuera de temporada, cuando están más tranquilas y uno puede dedicarse a disfrutar del mar para lo que realmente sirve: mirarlo durante horas sin verse obligado a bañarse ni a llenarse de odiosa y pegajosa arena.

Si piensa usted así no se avergüence: la montaña no es sólo el último recurso de los que no nos depilamos (recuerden aquel famoso anuncio de "playa o montaña") sino que es una opción tan buena como cualquier otra para las vacaciones, incluso mejor para refugiarnos del calor y dormir con manta en verano, placer de dioses difícilmente igualable.

Así que les proponemos una veintena de lugares y zonas que visitar durante este verano, lugares donde evitar la vulgaridad de playas y costas y disfrutar de paisajes, monumentos, cultura y gastronomía, que no solo de pescaito frito vive el ser humano.

Hay desde ciudades con un patrimonio monumental importante como Teruel, hasta maravillas de la naturaleza como las Hoces del Duratón, rutas culturales y religiosas como el Camino de Santiago o incluso lugares para bañarse, que también los tenemos tierra adentro.

Esta es nuestra lista de sugerencias:

Teruel

La capital del mudéjar nos abre sus puertas en verano como un lugar en el que disfrutar de la belleza de una ciudad amable, de un estilo arquitectónico único e incluso de los dinosaurios.

Avilés (Asturias)

Con su nuevo Centro Niemeyer Avilés se ha puesto definitivamente en el mapa: una programación cultural interesante, arquitectura bellísima y, al otro lado de la ría, una preciosa ciudad por la que pasear y tapear.

Arcos de la Frontera (Cádiz)

Un precioso pueblo de Cádiz con calles blancas y empinadas y asomado a un impresionante precipicio que hace, si no lo hiciera el resto de la villa, que la visita sea inolvidable.

Valle del Jerte (Cáceres)

Un clásico del turismo rural, un hermoso valle en Cáceres, famoso por sus cerezos y destino predilecto al inicio de la primavera pero que también es una buena opción cuando el calor aprieta.

Almagro (Ciudad Real)

Con su festival de teatro clásico del 1 al 24 de julio, qué mejor momento para visitar esta villa de Ciudad Real que es uno de los mejores ejemplos de pueblo castellano que conservamos.

Mérida (Badajoz)

Otro festival, este se desarrolla todo el verano, que puede servirnos de excusa para conocer una ciudad interesante. Y con escapadas como Cáceres a tiro de piedra.

Arquitectura negra (Guadalajara)

En una esquina recóndita del centro de la península, un paisaje bellísimo y pequeños pueblos en los que la pobreza logró el milagro de una arquitectura muy especial y que hoy nos parece más que hermosa.

Hoces del Duratón (Segovia)

Paisajes espectaculares y un impresionante lugar para observar aves, a dos pasos de Madrid y de otras maravillas como Segovia. Imprescindible.

Cañón de Río Lobos (Soria – Burgos)

Un lugar mágico como pocos y en el que la naturaleza más espectacular se pone a nuestro alcance, incluso en el caso de las familias con niños pequeños.

Montaña de Palencia

Naturaleza, paisaje, buena comida y un puñado de iglesias románicas entre las más hermosas de España. Sumen a ello el fresquito y el resultado es una opción idónea para este verano.

Camino de Santiago

La ruta jacobea, casi el lugar en el que se inventó el turismo y punto de encuentro para caminantes de todo el mundo, especialmente en verano. Belleza a cada paso y de premio final la maravilla de Santiago de Compostela.

Bocairente (Valencia)

Una de las mejores sorpresas del interior de la Comunidad Valenciana y uno de los pueblos más hermosos de España, además junto a un entorno natural privilegiado.

Valle del Arlanza (Burgos)

Ciudades monumentales como Lerma, pueblos encantadores como Covarrubias, un paisaje castellano hermoso como pocos y monumentos como Santo Domingo de Silos. ¿Quieren más? Pues no pierdan el detalle de la gastronomía.

La Rioja alavesa (Álava)

Quizá el paisaje en el que lo humano y lo natural se han mezclado mejor de toda España: las colinas y los valles repletos de viñedos son una delicia para la vista y, por si esto no es suficiente, algunas de las más interesantes bodegas de España o ciudades como Elciego o Laguardia.

Somiedo (Asturias)

La Asturias más salvaje se esconde en los valles y los picos de Somiedo, y quizá también la más bella: lagos de alta montaña, bosques y la presencia, aunque sólo sea presentida, del oso pardo.

Lago de Sanabria (Zamora)

El "mar" interior natural más grande de España y todo un lugar en el que desarrollar actividades acuáticas sin tener que rendirnos a la vulgaridad de la costa.

Playa dulce de Orellana la Vieja (Badajoz)

Incluso aquellos que sólo remojen sus cuerpos en las playas con las famosas banderas azules pueden hacerlo en el interior: la playa de Orellana la Vieja tiene esta distinción y es de agua dulce.

Pirineo – Valle de Arán (Lérida)

Una de las zonas clásicas para el montañismo español y con, quizá, los paisajes más impresionantes de todo el país. El lugar ideal para encontrarnos con la naturaleza si achicharrarnos de calor en julio y agosto.

Sierra de Madrid (Madrid)

A un paso de la capital pero muy lejos del bullicio madrileño, la sierra es una opción fantástica para el verano, con días de temperaturas altas pero no extremas y noches en las que abrigarse un poco. Además, naturaleza y monumentos como El Escorial.

Alpujarras (Granada)

Otro rincón mítico, a la sombra de Sierra Nevada y con pueblos entre los más altos de España y, sin duda entre los más bellos. Turismo rural al máximo.

Y NO SE PIERDA NUESTRA GALERÍA DE IMÁGENES DE ESTOS DESTINOS

A continuación