Artículos de viaje

La evolución humana toma forma de museo en Burgos

Este martes la Reina ha inaugurado en Burgos un lugar que cambiará para siempre el perfil turístico de la ciudad castellana, el Museo de la Evolución Humana, un espacio que junto con los yacimientos arqueológicos de Atapuerca convierten a la provincia en un destino arqueológico de primera.

El Museo de la Evolución Humana es un proyecto que empezó a rodar en el año 2000 y que ha tardado cuatro años en construirse. Se trata de un edificio de cuatro plantas basado en un proyecto de Juan Navarro Baldeweg, con el que ganó un concurso internacional entre varios de los arquitectos más prestigiosos del mundo.

Está situado en el centro de Burgos, en el antiguo solar de Caballerías, y tiene una superficie de 15.000 metros cuadrados, dividido en cuatro plantas que recorren diversos aspectos de la historia de nuestra especie, prestando especial atención como no podría ser de otra forma a los yacimientos y los hallazgos de Atapuerca, a los que está dedicada una planta completa.

Además, las tres restantes se dedican a la evolución biológica, la cultural y en la última se explican y muestran tres ecosistemas: la selva, la sabana y la tundra-estepa, explicando como ha ido cambiando el clima y la forma en que la especie humana se ha ido adaptando a esos cambios.

Piezas originales

Aunque el museo pretende ir mucho más allá del concepto tradicional de sala de exposiciones en la que contemplar objetos y quiere ser una experiencia sensorial completa, también cuenta con una importantísima colección de piezas originales, muchas de ellas, por supuesto, provenientes de Atapuerca.

Entre los restos más emblemáticos de las 200 piezas traídas del Atapuerca, se encuentran el cráneo número 5 Miguelón, de un homínido de hace 500.000 años encontrado en la Sima de los Huesos y que es el más completo y mejor conservado del registro fósil mundial.

También está la mandíbula Letizia de un homo antecessor de 850.000 años de antigüedad. Hay, además, una lasca de silex cuya antigüedad es de 1,3 millones de años.

Un edificio singular

El otro aspecto interesante del Museo es el propio edifico, que es una obra interesante tanto desde el exterior, como en su interior, un espacio espectacular, diáfano y luminoso.

En el centro del espacio abierto destacan cuatro prismas paralelos, separados por profundos cortes verticales y con un ligero desnivel en su parte superior, que también contendrán vegetación de la Sierra, por lo que la naturaleza exterior tendrá continuidad en el interior, de forma que el museo se integra en la experiencia paisajística y espacial del entorno y de los propios yacimientos de Atapuerca.

El museo tiene, hasta el próximo día 25 de julio, unas jornadas de puertas abiertas con motivo de su inauguración. A partir de entonces su horario será de 10.30 a 14.30 horas los días laborables y de 10 a 20 horas los festivos, mientras que los lunes permanecerá cerrado.

A continuación