Artículos de viaje

Dinópolis Teruel, diversión entre dinosaurios

No es Teruel hoy por hoy tierra de paso, aunque sí que es una provincia que merece como mínimo una visita, si no varias: mudéjar, pueblos medievales y, para peques y mayores, una atracción turística tan interesante y original como los dinosaurios.

Así que entre unas cosas y otras se pueden pasar unos cuantos días por la provincia, tranquilamente cinco o seis, con un recorrido que nos permita pasar un par de ellos en Teruel capital, otro par en Alcañiz y cubrir también lugares como Albarracín o Rubielos de Mora.

Hoy les hablaré de Dinópolis Teruel, el parque paleontológico que hay a las afueras de la capital y que ha sido una agradable sorpresa en mi último viaje.

¿Y qué es Dinópolis? Pues una mezcla que tiene un mucho de museo, un bastante de parque temático y un no poco de parque de atracciones. Pero lo mejor de todo es que lo tiene bastante mezclado: las atracciones tienen el rigor propio de un museo y casi diría que éste tiene la diversión de aquellas. Así que nos permite asomarnos a un mundo en el que se mezclan la ciencia y la diversión de forma que no sólo aprenderemos algo sino que nos lo pasaremos bien o no sólo nos lo pasaremos bien sino que aprenderemos algo.

Lo más impresionante es, sin duda, el Museo Paleontológico, que es uno de los más grandes de Europa. Cuenta con impresionantes reproducciones de esqueletos de dinosaurios que encantarán a los niños (pero también a los padres) y también hay una espléndida colección de fósiles de verdad, entre ellos ejemplares únicos en el mundo como los de Turiasaurus, el dinosaurio gigante que se encontró en 2003 en uno de los yacimientos de la provincia y que es el mayor encontrado jamás en Europa y uno de los más grandes del mundo.

Además, los fósiles y los dinosaurios (y también mamíferos fantásticos como el mamut) se integran en un recorrido en el que las cosas se explican muy bien, de una forma comprensible y amena e incluso hay espectáculos audiovisuales y pequeñas atracciones para que todo resulte todavía más entretenido.

Ese mismo espíritu está en el resto del parque, por ejemplo, la atracción "El último minuto", que habla de la evolución humana, tiene una parte más propia de un museo, con una explicación muy comprensible, eso sí, y luego un recorrido en barquita a través de distintas escenas en las que se va viendo como los monos se van convirtiendo en personas (un proceso que algunos que yo conozco no han logrando culminar con éxito) y van luchando con los mamuts, dominando el fuego...

También hay espectáculos teatrales, cine en 3D, una "paleosenda" que es ideal para que los pequeños jueguen...

No un Dinópolis, sino 6

Lo más curioso de Dinópolis es que tiene seis sedes diferentes: la principal junto a Teruel de la que estamos hablando, y otras cinco en diversas localices de la provincia relacionadas con los dinosaurios, porque hay centenares, literalmente, de yacimientos paleontológicos, alguno tan importante como el de Galve, donde se encontró el Aragonosaurio y hay unas importantes huellas de dinosaurios y donde ahora está Legendark, una de estas partes de Dinópolis.

Hay otras cuatro: Bosque Pétreo en Castellote; Mar Nummus en Albarracín; Región Ambarina, en Rubielos de Mora; e Inhospitak en Peñarroya de Tastavins. Cada una de ellas está centrada en un aspecto diferente del mundo de los dinosaurios y, aunque no es preciso verlas todas, si son un buen complemento al parque principal y, sobre todo, un atractivo más para zonas o ciudades, sobre todo Rubielos de Mora y Albarracín, que ya por sí mismas merecen una visita.

NO SE PIERDAN NUESTRA GALERÍA DE IMÁGENES DE DINÓPOLIS TERUEL

A continuación