¡Arráncalo, por Dios!

Quartararo y la profecía de Montmeló

El piloto francés no ha dejado este domingo ninguna opción al resto de pilotos. Desde la primera curva Fabio Quartararo ha asaltado la primera posición y desde ese momento no ha hecho otra cosa que abrir hueco y presentar la candidatura más seria de la parrilla al título de Campeón del Mundo.

Las caídas de Bastianini, Rins, Bagnaia y el error de Aleix Espargaró han dado un doble valor a la victoria del francés que ha cerrado uno de los fines de semanas más fructíferos de la temporada, ya que el viernes se hacía pública su renovación con Yamaha por dos temporadas más.

Montmeló es un circuito muy técnico, equilibrado en rectas y curvas, tanto de derechas como de izquierdas, y en donde la Yamaha gracias a su mejor tracción le permite a Fabio un pilotaje más equilibrado y constante, pese a no ser ni de lejos la moto más rápida. La nobleza de la moto del triple diapasón se ha notado en un circuito que suele elegir a los campeones. Es habitual, tanto en Fórmula1 como en MotoGP, que quien se impone en Montmeló se convierte en campeón del Mundo a final de temporada.

Lo cierto es que, pese a que las Ducatis daban mucho miedo desde el inicio de campeonato, la irregularidad de sus pilotos le está poniendo las cosas un poco más fáciles a Yamaha y su principal piloto. El inexplicable error de Aleix Espargaró que ha celebrado su segunda posición cuando todavía quedaba una vuelta para el final, ha sido un regalo para el francés, en concreto un regalo de nueve puntos que bien puede valer un Mundial.

Ha sido una pena el despiste imperdonable del piloto de Aprilia después de una carrera brillante en la que se ha tenido que defender de las Ducatis de Jorge Martín y Zarco, y gestionar con frialdad la degradación de los neumáticos. Un palo psicológico para Aleix que al menos ha reaccionado pronto y ha podido cruzar quinto la línea de meta no sin lágrimas de rabia en sus ojos.

El último párrafo se lo dedico a Honda, que se ha quedado huérfana en el GP de Cataluña. Nakagami se iba al suelo el primero en una caída muy fea cuando se caída y su cabeza impactaba con el neumático trasero de la Ducati de Bagnaia. El sustituto de Marc Márquez, Stefan Bradl también probaba la puzolana, mientras que Pol ha cruzado el último la bandera a cuadros. Un auténtico desastre para la fábrica del ala dorada.

A continuación