¡Arráncalo, por Dios!

Primero fue Colón y ahora Alex Palou es el conquistador

Es el gran conquistador de la categoría más preciada en Norteamérica, en los EEUU. Territorio casi prohibido para los europeos y nunca antes conquistado por un español. Así, tras los grandes nombre de Carlos Sainz o Fernando Alonso, Alex Palou ha conseguido entrar en la historia del automovilismo de nuestro país al convertirse en el primer español que consigue alzarse con la Copa Astor que le proclama campeón de la Indycar.

Dos temporadas le han bastado para conquistar tierras, o mejor dicho, los circuitos americanos, para ser campeón de una categoría tremendamente compleja por la igualdad entre los coches y la peculiaridad de las carreras, donde los toques, accidentes y abandonos son el verdadero enemigo a batir.

Este domingo en Long Beach a Alex le valía con ser undécimo, pero cruzó cuarto la línea de meta. Todas las miradas y los retrovisores le vigilaban como nunca, pero una vez más, y lo ha hecho durante toda la temporada, Palau tiró de nervios de acero y fue esquivando accidentes, como el de la salida que terminó con las opciones de su máximo adversario Pato O´Ward.

Durante todo el campeonato Palou ha sido el piloto que más veces ha liderado una competición que han probado otros, como el propio Fernando Alonso, sin demasiado éxito. Varias roturas de motor y salidas de pista casi le dejan sin opciones, pero el piloto del equipo Ganessi siempre ha sabido esperar, frenar o tener paciencia. Cualidades complicadas de gestionar cuando de lo que se trata es de correr y ser el más rápido.

España ya puede presumir de haber logrado uno de los títulos que le quedaba por conquistar en el mundo de la automovilismo, en un país, el americano, que parecía que se nos resistía. Si bien es cierto Antonio García, nos ha dado muchas alegrías en GT, consiguiendo imponerte en mítica citas como Daytona, los monoplazas americanos se nos habían resistido hasta que ha llegado Alex Palou.

Las 500 Millas de Indianápolis y las Triple Corona son de los pocos títulos que nos quedan por ganar a los españoles, y la primera de estas pruebas, que en años anteriores intentó sin éxito Fernando Alonso, puede ser una realidad para Palou que ahora ya cuenta con el respeto de la parrilla de los monoplazas americanos

A continuación