¡Arráncalo, por Dios!

Mercedes sin Hamilton es como Honda sin Márquez

Si fuera Lewis Hamilton y estuviera viendo desde casa la carrera del domingo en Sakhir, no daría crédito a los fallos y los titubeos del equipo Mercedes. Unos titubeos que empiezan con las dudas de Valtteri Bottas desde los primero libres del viernes, cuando no conseguía mejorar los tiempos del recién llegado George Russell.

Se confirma lo que muchos ya sabíamos, que el finlandés es un mero acompañante de Hamilton y que no tiene madera ni de líder, ni de campeón. Y lo que vimos en los libres y la clasificación se termina confirmando en carrera, antes del fiasco en boxes, Russell lidera sin problemas el gran premio, con solo unas horas al volante del Mercedes, frente a un supuesto experimentado Bottas sobrepasado por la presión. Pero el equipo parece relajado sin Hamilton, el que se ha descubierto como líder y como elemento tensor de todo el equipo.

Un coche de seguridad abre una ventana para que los Mercedes tengan una parada gratis y sigan al frente de la carrera sin problemas, pero aquí viene el desastre de primero de gran premio, los mecánicos mezclan las ruedas, le ponen a Russell las de Bottas y luego éste no tiene ruedas nuevas para salir y sale con las usadas. Un desastre, un espectáculo dantesco y sobre todo una carrera perdida.

Rusell llorando por la oportunidad perdida, Bottas sin saber donde meterse y los jefazos de Mercedes reunidos por las esquinas buscando responsables y una explicación de cómo ha sido posible que les ocurriera algo así.

Pero esta situación hace que otras salgan a la luz, como la falta de liderazgo de Bottas, y ojo, que Hamilton es muy bueno, pero que un chaval al que muchos ni conocen, que ha estado en la cola de la parrilla todo el año, conduzca así el Mercedes y pueda ganar a Bottas e incluso haber ganado la carrera, habla mucho del coche de las flechas plateadas y resta un poco de mérito a lo logrado por Hamilton estos años con Mercedes. Insisto, que nadie gana siete títulos por casualidad, pero este fin de semana ha quedado claro el gran peso que tienen las máquinas, los monoplazas frente a los pilotos.

Todos los pilotos son buenos, si no, no estarían en Fórmula 1, así que la pregunta que dejo en aire es, ¿Cualquiera podrían haber ganado un Mundial con el Mercedes? Yo creo que sí y eso es malo para este deporte y el espectáculo.

A continuación