¡Arráncalo, por Dios!

Maverick Viñales roza la victoria en Austria

Tras una vuelta de infarto y después de una espectacular remontada, Maverick Viñales (Yamaha) estuvo a punto de ganarle la partida al italiano Francesco Bagnaia, que se ha anotado la primera victoria de su carrera deportiva en MotoGP. En MotoGP virtual, claro. Ya saben, ese campeonato que algunos pilotos de la categoría reina del motociclismo, con el beneplácito de Dorna, han organizado para matar el gusanillo y darles algo, aunque sean migajas, a la afición.

Un campeonato que lidera un español, el pequeño de los Márquez, Álex, después del tercer puesto conseguido en el circuito austriaco de Red Bull Ring, justo por delante de su hermano Marc, que cedió mucho terreno por culpa de las caídas. En esta ocasión la apuesta subía respecto al primer gran premio celebrado en Mugello ya que contaba con la participación del gran Valentino Rossi, poco amigo de los videojuegos pero que esta vez sí que quiso divertirse, e imagino que enseñar su camiseta con los patrocinadores, como todos los demás. Il Dottore lo pasó muy mal, y lo sabía: su fuerte son las motos, no las consolas, ni lo virtual, pero verle junto al resto de pilotos es divertido y creo que reconforta a la familia de las motos en general.

En la semana que los jefazos de la motos han recocido por primera vez que cabe la posibilidad de que el Mundial no se pueda correr este año, la carrera de hoy, viendo las caras de los pilotos mientras corren, mientras se divierten, es un alternativa, muy alejada de lo que son las motos de verdad, cierto, pero una alternativa. Una alternativa para los pilotos aburridos y con necesidad de competición y una alternativa para la afición con mono de gasolina.

No es la primera vez que digo esto durante esta crisis, pero la F1 debería aprender de MotoGP, no sólo en la gestión económica y del campeonato que está haciendo sino también en la organización de este tipo de eventos virtuales en los que no sólo podemos ver a las primeras espadas de los equipos, sino también porque podemos verles mientras corren desde la pantalla. Bravo por todo ellos y por estos simulacros de carreras, que espero que pronto sean sólo un recuerdo.

A continuación