¡Arráncalo, por Dios!

Márquez ejerce de Campeón

Pocos pilotos hacen cosas, toman riesgos de una forma tan natural como los que asumió Márquez en la carrera del domingo en San Marino. Con el líder detrás y con la pista más que complicada por culpa de la lluvia lo fácil era esperar a otro domingo donde las condiciones fueran más favorables, pero Márquez buscó la victoria con la contundencia con la que lo hace un gran campeón, que sabe por experiencia que cinco puntos pueden decidir al final de la temporada quién es el campeón.

Posiblemente el Márquez de este domingo haya sido el Márquez más concentrado, más preparado. A la vez que corría y se peleaba con un asfalto deslizante y cubierto por el agua era capaz de dar órdenes al equipo para ser precavidos desde el box en caso de que la pista llegara a secarse y hubiera que cambiar la moto. Cauto al inicio, despiadado al final. Es cierto que pensó en conformarse con la segunda posición y atar los puntos que da esta plaza, en lugar de arriesgarse a marcar un segundo cero consecutivo, tras el de Silverstone pero al ver como se descolgaba Dovizioso, pensó que cinco puntos eran demasiados para dejarlos escapar.

Pero ojo, no todos los pilotos pueden hacer lo que ha hecho Márquez este domingo. Con Valentino Rossi fuera de la porra para el título y con Dovizioso como principal rival, Márquez sabe, y así lo manifestó tras la carrera, que los próximos grandes premios serán cruciales para revalidar el título. La próxima cita, además, tendrá lugar en casa en Motorland, en Aragón, donde el de Cervera busca distanciarse del piloto de Ducati y emprender la gira asiática como líder consolidado. Sin duda es el mejor momento para dar el golpe definitivo al campeonato porque las Yamahas han perdido toda su fuerza y su ventaja por el camino y porque los circuitos en el lejano oriente no son los más favorables para Ducati. El invierno y el fin del campeonato se acercan y todavía queda saber quien ocupará el trono de hierro.

A continuación