¡Arráncalo, por Dios!

El Pacto de la Concordia de la Fórmula 1 o el Pacto de la Conspiración

Al límite del calendario, así es como han firmado los equipos de la Fórmula1 el llamado Pacto de la Concordia que establece las que serán las nuevas normas de este deporte a partir de 2022 y durante los siguientes 5 años. Una firma que ha sido unánime, pero que no ha estado exenta de polémica y cruce de acusaciones entre los equipos y la propia Liberty Media. Como en casi en todo en la vida, los problemas ha sido dos, el dinero y el ego. El recorte de presupuesto ha sido uno de los principales escollos, porque no todos somos iguales y a los grandes les gusta demostrarlo a golpe de talonario y de inversión, pero claro eso genera desigualdades, y también y sobre todo en la Fórmula1.

Ferrari primero y Mercedes después fueron los primeros en rechazar el límite presupuestario establecido por Liberty media con el objetivo de igualar en la pista a todos los equipos. Insisto los equipos tops, no quieren ser del montón, si no que se quiere diferenciar gastándose un montón. Una lucha monetaria de la que se descolgó Ferrari firmando el pacto y diciendo sí a las nuevas normas. Quizás la crisis generada por el Covid 19 haya permitido el paso atrás de la escudería italiana, o quizás, tal y como apuntaba el jefe de equipo de Mercedes, Toto Wolff alguien habría soltado dinero bajo cuerda a los de Maranello para que no hicieran efectiva su amenaza de dejar la F1.

Con conspiraciones o sin ellas, lo cierto es que Mercedes quiso incluso juntar a todos los equipos en contra de la propia Fórmula 1, amenazó con organizar el baile por su cuenta. El origen de su enfado, el dinero sí, pero también, según ellos, la falta de reconocimiento. ¡Con lo que han ganado ellos estos años!¡Con lo grandes que son y el coche tan espectacular que han diseñado! Pues precisamente por eso, para evitar desigualdades tan grandes como la generada por Mercedes en pista, que desmotiva a los equipos, pero sobre todo a los aficionados, nace este nuevo documento que pretende que los coches sean más parecidos en rendimientos y opciones de triunfo. Algo que no gusta a los que ha encontrado la máquina perfecta, Mercedes, pero al final la soledad en la que se han encontrado las flechas plateadas han obligado a que el equipo italiano tenga que plasmar su firma en el citado documento.

Es cierto que este acuerdo desmerece el trabajo bien hecho, el acierto técnico, la excelencia, pero como aficionada agradezco un poco más de emoción, de lucha, de incertidumbre en carrera cada domingo y en el Mundial a lo largo del campeonato. No es normal, como ocurrió el domingo pasado en Montmeló que el ganador Lewis Hamilton doblara hasta el cuarto clasificado. Algo tiene que cambiar, por su mucho que les cuesto en el ego y en el bolsillo.

A continuación