¡Arráncalo, por Dios!

El Mundial de MotoGP, a un paso de la cancelación por el coronavirus

En las últimas horas y por primera vez Carmelo Ezpeleta, CEO de DORNA, empresa que gestiona el Mundial de MotoGP, ha dicho las palabras fatídicas, "Estamos en guerra y es concebible que no haya una Mundial de motos en 2020".

Las limitación que se impondrá en la celebración de eventos multitudinarios pero sobre todo las limitaciones en el tránsito ya impuestas en algunos países hasta que no se encuentre un tratamiento efectivo o una vacuna, hacen muy complicado que toda la familia del Mundial, más de dos mil personas, pueda trasladarse, viajar de país en país, de continente en continente para celebrar los distintos grandes premios.

Unas palabras rotundas que son devastadoras para el mundo del motor pero que están cargadas de sentido común y que son fruto de un análisis sereno, lógico y sincero. Dorna ha defendido el campeonato desde el primer momento, llegaron a disputar la primera carrera de la temporada de Moto2 y Moto3, en el circuito de Losail en Catar, han adelantado incluso el dinero a los equipos satélites para garantizar su viabilidad así como a los equipos y pilotos de las categorías inferiores. Pero la realidad se impone y Dorna ha demostrado ser una experta en adelantarse a los acontecimientos y ser previsora.

En cualquier caso no tiran la toalla, el propio Ezpeleta ya ha dicho que si en septiembre se puede arrancar, al Mundial le bastaría con cuatro a cinco carreras para poder disputarse. Unas palabras que llegan el mismo día que hemos conocido el aplazamiento de los grandes premios de Cataluña e Italia que debían haber tenido lugar en el mes de mayo.

Aplazamientos que como decimos se pueden convertir en cancelaciones en cualquier momento, todo depende de la gran noticia que sería para todos, la consecución de un tratamiento efectivo o una vacuna que revierta esta crisis y nos deje respirar a todos de nuevo, también gasolina.

A continuación