¡Arráncalo, por Dios!

El futuro del motociclismo se escribe con M

Con M de Martín. El piloto madrileño consiguió coronarse campeón del Mundo de la categoría pequeña, Moto3, y además lo hizo a lo campeón, ganando en Sepang. Jorge Martín ha sorprendido este año por su valentía y tozudez en pista, nunca ha dado ni un sólo punto por perdido y ha plantado cara a sus rivales hasta la última curva de cada gran premio. En Malasia, desde el garaje, le habían pedido prudencia, cabeza y pensar en Cheste como el gran premio donde se jugaría el título. Pero Jorge Martín hizo, afortunadamente, caso omiso a las indicaciones y le salió bien. Aguantó los envites de Bezzecchi para después coger la delantera y escaparse de tal manera que en sólo tres vueltas sacó al grupo perseguidor casi tres segundos.

La victoria del domingo de Martín describe muy bien su carrera como piloto, aguantando envites dentro fuera de los circuitos, con muy poco en la mayoría de las ocasiones, pero muchas ganas para suplir esas carencias. Domingos de bocadillo y grasa, eso es en lo que se cimenta el triunfo de un nuevo campeón que apunta maneras, por su carácter y su pilotaje. El piloto natural de San Sebastián de los Reyes se muestra cómodo en las distancias cortas, que en Moto 3 quiere decir en el cuerpo a cuerpo, pero también destaca por la capacidad que tiene de hacer correr la moto para escaparse en una categoría en donde pocos han logrado escaparse y conseguir la victoria lejos del pelotón.

Pese a las caídas y a las lesiones Martín ha sido el mejor, por su rapidez, pero también por su fiabilidad y eso bien vale el Mundial que todavía a estas hora celebra.

El año que viene le veremos en la categoría más compleja, Moto2, un buen termómetro para el talento. Cuántos pilotos ha habido que se han diluido como un azucarillo, y sino que se lo digan a hombres como Nico Terol, o Jorge Navarro o Julito Simón. Esperemos que Martín sea más un Mir o un Márquez y que Moto2 sólo sea un trampolín hacia la gran categoría reina, como le ha pasado a una de las promesas españolas de este deporte: Alex Rins.

A continuación