¡Arráncalo, por Dios!

Alpine se lía y Fernando Alonso piensa en rojo

Primero fue Marcin Budkowski, el director ejecutivo de Alpine y esta semana la escudería francesa ha decidido prescindir de Alain Prost que hasta ahora ejercía de asesor y director no ejecutivo de la marca. Un auténtico tsunami que todavía no sabemos si terminará aquí o se cobrará alguna que otra cabeza. ¿La que más suena? Davide Brivio, director de competición, quien ha estado en un segundo plano durante toda la temporada, y es que muchos han sido los rumores que han apuntado a su vuelta a MotoGP y su falta de sintonía en un circo, el de la F1, muy distinto al del Mundial de Motos.

Y todo a penas unos días de la presentación del nuevo coche y con un rumor que cada día suena con más fuerza, la posible oferta que le habría hecho Ferrari a Fernando Alonso para que vuelva en 2023 a la escudería del cavallino rampante en el caso de que Alpine no cumpla las expectativas del asturiano esta temporada.

La salida de Budkowski, pero sobre la de Prost no hacen si no despertar dudas sobre cómo está naciendo el A522, sobre si son ciertos los problemas que han encontrado no sólo en el fondo plano del monoplaza, si no también de fiabilidad en el nuevo motor. Hace poco más de un mes contábamos en este blog algunos de los detalles del nuevo propulsor Alpine, como su diseño más pequeño y ligero que ha dejado a los ingenieros más posibilidades en la estrategia aerodinámica.

¿Despecho, venganza o realidad en la palabras de Prost? En cualquier caso no es muy bonita la rajada que el cuatro veces campeón del Mundo le ha dedicado a Alpine en la prensa francesa que confirman su poca afinidad con Laurent Rossi, CEO de la escudería, quien se convierte en el jefe supremo del proyecto.

Por llegar, el estadounidense de origen rumano, Otmar Szafnauer que se encargará del diseño del coche, no del de este año que ya ha salido del horno si no el que vendrá para 2023. Mal empezamos si ya estamos poniendo el foco, no en este año, si no en el que viene.

¿Huele mal? Un poco, porque además también es algo sospechoso, es cierto que no es concluyente que Otmar Szafnauer, procedente de Aston Martin, venga no sólo con todo su talento si no también con un patrocinador bajo el brazo, BWT, y ya saben, "poderoso caballero es don Dinero", que diría Quevedo.

A continuación