¡Arráncalo, por Dios!

2019 El año más importante para Alonso en F1

Ha llegado el momento de verse las caras, incluso de presentarse. Y es que esta semana ha sido la elegida por la mayoría de escuderías de Fórmula1 para presentar sus nuevas creaciones, su apuesta para el Mundial 2019. Un Mundial de pura transición porque el próximo año todo, y cuando digo todo es todo, va a cambiar. Cambiará el reglamentos técnico, el deportivo y los pilotos que defiendan los colores de los distintos equipos, es decir, todo es posible, incluso que vuelva Fernando Alonso. Y aunque prácticamente todo cambiará o se reciclará, gran parte de ese cambio empieza esta temporada y depende del próximo campeonato del Mundo.

Un ejemplo claro es el posible retorno de Fernando Alonso al circo de la Formula1. En este sentido existen dos caminos posibles, o bien en McLaren demuestran que la mejora es real y que es posible disputar un Mundial en un plazo no superior a dos años, o que Ferrari vuelva a recurrir al piloto asturiano para intentar el más difícil todavía, romper una racha que va camino de los 15 años sin lograr un título Mundial. En cuanto a la opción de McLaren, lo cierto es que este año parece que se lo han tomado más en serio, incluso han retrasado la fecha de la presentación del monoplaza para apurar cada día, cada hora, en el desarrollo del coche. Ahora sólo tienen que haber atinado, sobre todo en el chasis que tantos quebraderos de cabeza dio al piloto español la pasada temporada. Pero lo cierto es que parece que existe un acuerdo no escrito entre la escudería británica y Alonso, en el que el piloto español tendría un asiento en la equipo si éste es capaz, esta temporada, de demostrar que vuelve a ser uno de los equipos grandes, y sobre todo, uno de los candidatos al título.

Esta es la opción que tiene más fuerza pero no se pierdan de vista otra. En Ferrari empiezan a estar hartos de los aires de grandeza de Sebastian Vettel, de hecho el fichaje de Leclerc es toda una declaración de intenciones, incluso hay quien asegura que el tetracampeón ha vuelto a buscar consuelo en el equipo que le alzó como campeón, Red Bull. Tanto es así que desde la dirección de equipo y el piloto número uno de la escudería, Max Verstappen ya han dejado claro, que sí bien les encanta recibir a Vettel en calidad de visita, ya no lo quieren como piloto de la marca.

Descompuesto y sin novia, o mejor dicho sin coche, Vettel dejaría un hueco que no sería descabellado pensar que lo ocupara Fernando, y más con un coche mucho más trabajado que con el que él arrancó su infructuosa era en Ferrari.

En cualquier caso los cambios técnicos que se aplicarán el próximo año son una oportunidad para que todas las escuderías apunten bien y disparen al blanco, como ya hizo Mercedes desde que comenzara la era híbrida. Será el momento, como ha ocurrido tradicionalmente, de que los pesos, fuerzas y equilibrios cambien y con ellos cambie también el equipo favorito. Será importante ver quien toma la delantera en este sentido, porque en este deporte más que en ninguno el que da primero da dos veces.

A continuación