La Policía desmantela una red que fabricaba drones y sumergibles en Cádiz capaces de cruzar el Estrecho con droga

Estos vehículos podían contar con una carga de hasta 200 kilos de estupefacientes a bordo y con 30 km de autonomía.

LD/Agencias

Los métodos de los narcotraficantes para introducir sustancias ilegales en España han ido modificándose con el paso del tiempo. Con la tecnología actual las bandas buscan soluciones para tratar de burlar los controles policiales, especialmente en el Estrecho de Gibraltar.

Una de esas organizaciones es la que han desmantelado agentes de la Policía Nacional. Esta banda estaba dedicada presuntamente al narcotráfico a mediana escala y a la fabricación de drones y semisumergibles con capacidad de cruzar las aguas el Estrecho. Además, podían contar con una carga de hasta 200 kilos de estupefacientes a bordo. Las detenciones de estas ocho personas, de las que seis han ingresado en prisión, se han producido en municipios de Cádiz, Málaga y Barcelona.

Utilizaban diferentes naves industriales del municipio gaditano de Castellar de la Frontera donde construían estos vehículos de manera artesanal. Además, realizaban dobles fondos o "caletear" otros medios de transporte para todo tipo de organizaciones criminales. Durante la detención de las ocho personas por delitos de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal, han sido intervenidos 145 kilos de hachís, ocho kilos de marihuana, 157.370 euros, diez vehículos y seis drones de gran tamaño con hasta 12 motores y autonomía para 30 kilómetros.

la-policia-captura-un-dron-de-43-metros-modificado-para-llevar-droga-de-marruecos-a-espana-6800469.jpgLa Policía captura un dron de 4,3 metros modificado para llevar droga de Marruecos a España

El descubrimiento de estos vehículos que operan bajo el agua sin tripulación a bordo es un hito ya que se trata de la primera vez que se han intervenido por parte de la Policía. En los registros se han encontrado tres, dos de ellos en fase de fabricación y uno prácticamente concluido. Los vehículos debían ser entregados a narcotraficantes franceses para el transporte de importantes cantidades de cocaína.

Proveedores de bandas mafiosas europeas

La investigación comenzó en abril del pasado año. Fruto de numerosos seguimientos y vigilancias se constató la existencia de un grupo cuya actividad criminal tenía como clientes a otras organizaciones delictivas de toda índole. Se descubrió que los investigados construían medios de transporte artesanales y realizaban dobles fondos o "caletas" en turismos o remolques para ocultar droga. Concretamente elaboraban drones de gran tamaño y capacidad de carga, así como semisumergibles no tripulados capaces de albergar entre 150 y 200 kilos de carga. Entre otros usos, estos aparatos podían permitir a los narcotraficantes transportar grandes cantidades de estupefaciente de forma remota cruzando el Estrecho de Gibraltar.

Durante los 14 meses que duró la investigación se averiguó cómo la banda desarticulada prestaban servicios de carácter logístico a todo tipo de organizaciones criminales, llegándose a detectar a clientes de países como Italia, Francia o Dinamarca, o a miembros de otras bandas del territorio nacional asentadas en Cataluña, la Costa del Sol, el Campo de Gibraltar o Ceuta.

La Policía Nacional mantuvo una colaboración estrecha con sus homólogos franceses porque muchos de los vehículos modificados se dirigían cargados de droga a Francia. Además, se ha vinculado a varios ciudadanos marroquíes y daneses que enviaban hachís al norte de Europa desde el sur de España para la Mocro-maffia, una organización criminal e origen magrebí asentada en Holanda.

A continuación