Twitter suspende la cuenta de Adelante Andalucía, en manos de Teresa Rodríguez

Sin esperar a las resoluciones judiciales, la red social se alinea con quienes la expulsaron.

Pedro de Tena

La maquinaria de destrucción del adversario, propia de las estrategias históricas del marxismo-leninismo, se ha puesto en marcha para lograr la eliminación política de Teresa Rodríguez y los diputados que le son fieles, que son la mayoría del grupo parlamentario Adelante Andalucía. Ahora, Twitter ha suspendido sin explicación alguna la cuenta que esta formación, cuando era liderada por Rodríguez, abrió en la red social desde que se constituyó la coalición.

De este modo, el grupo de Teresa Rodríguez no puede contactar ni enviar mensajes a sus seguidores a través de Twitter. Cuando alguien quiere entrar en la cuenta se encuentra con el mensaje "Cuenta suspendida", suspensión que decide la propia red social por considerar que se han incumplido las reglas de Twitter.

Twitter suspende cuentas, de manera unilateral, cuando observa "comportamientos de incitación al odio", o problemas de autenticidad, muy especialmente relativo a la "suplantación de identidad: "No puedes suplantar la identidad de otras personas, grupos u organizaciones de manera que se intente, o de hecho se logre confundir, engañar o comunicar una idea equivocada a otras personas", explica y recoge Europa Press.

Con ese comportamiento, Twitter apoya de hecho la resolución que ha permitido la expulsión de la roteña y sus partidarios sin esperar siquiera que se resuelvan los recursos que van a presentarse ante los tribunales correspondientes. Recuérdese que la Mesa del Parlamento andaluz aprobó la expulsión con base en una resolución política, no judicial, de los partidos componentes del Pacto Anti Transfuguismo tomada diez años después de su constitución.

Como destaca el grupo Joly en sus diarios, esta suspensión se ha producido sólo una semana después de que la Mesa del Parlamento, a instancias de Izquierda Unida, acordase el 18 de noviembre que seis diputados, los de IU, expulsaran del grupo a los ocho seguidores de Teresa Rodríguez y, previsiblemente, a los otros tres que, aun no siendo expulsados, se mostraron a favor de la líder roteña.

El pasado mes de agosto, Izquierda Unida, que dirige el ministro Alberto Garzón, denunció que el grupo de Teresa Rodríguez se había apropiado "sin previo aviso" de los perfiles de Adelante Andalucía, la coalición común, en las redes sociales como Twitter y otras, aduciendo que, de ese modo, la comunicación con los afiliados, militantes y simpatizantes quedaba en las manos exclusivas del grupo Anticapitalistas, al que pertenece Rodríguez.

Con esta medida, Twitter se erige en tribunal que decide quién debe ser excluido y quién no sin esperar a las sentencias que han de llegar. Con ello, Twitter acentúa la sensación creciente de que, lejos de ser un mero soporte para la comunicación entre ciudadanos, toma decisiones que favorecen a determinadas opciones políticas.

A continuación