La dimisión de María José Piñero, presidenta de Sevilla, abre una crisis en Vox Andalucía

Vox no se libra de las batallas internas y su futuro inquieta al gobierno andaluz que depende de sus votos.

Pedro de Tena (Sevilla)

Ayer se hacía pública y notoria la dimisión de María José Piñero de la presidencia de Vox en la provincia de Sevilla. Por la personalidad de la dimitida, una profesional reconocida de la medicina que fue la adelantada de Vox cuando nadie se atrevía y por la forma de su portazo, con una carta a los militantes en la que denuncia una estructura "paralela" de Vox España malmetiendo en Sevilla y en Andalucía, la cosa no parece baladí.

Además, hizo referencia en su misiva a una "deriva" perversa del partido "basada en relaciones de poder, soberbia y miedo" y apunta a la existencia de irregularidades en el manejo de los fondos económicos de Vox. La dirección nacional, si bien ha respetado la decisión, ha introducido el despecho político entre los factores de esta dimisión. Tras ella, sitúa el ascenso vertiginoso de la diputada por Sevilla Reyes Romero que va a ser nombrada vicepresidenta nacional de Vox.

Fuentes bien conocedoras de las entrañas del partido de Santiago Abascal en Sevilla sitúan a Reyes Romero en el ojo del huracán estimando que su ascenso está injustificado y que pertenece a un tipo de militantes llegados a Vox con fines personalistas y ambiciones desmedidas.

Según estas fuentes, cuando Santiago Abascal iba buscando calor en toda España, en Sevilla le acompañaban siempre María José Piñero y Reyes Romero, que entonces formaban equipo con Javier Cortés, un amigo muy próximo de Abascal, que es quien parece haber inclinado la balanza del poder interno a favor de Reyes Romero.

Recuérdese, como hace hoy El Mundo, que el irresistible ascenso de Vox se produjo hace sólo un año y tres meses, en las pasadas elecciones andaluzas cuando logró casi un 11 por ciento de los votos válidos y logró 12 diputados, que han sido decisivos para que el PSOE dejara, tas 36 años ininterrumpidos, el gobierno de la Junta de Andalucía. Pero en las elecciones de 2015, sólo consiguió el 0,45 por ciento de los sufragios.

Es evidente que el futuro del gobierno del PP y Ciudadanos, con el apoyo de Vox sufre un sobresalto con esta nueva crisis que deja al partido de Santiago Abascal en una desarticulada situación en Andalucía, con serios problemas de comunicación y de organización hasta ahora mitigados por la incuestionable personalidad política de Alejandro Hernández.

Cascada de crisis internas en varias provincias andaluzas

No es la primera dimisión ni el primer apartamiento. Faustino Rodríguez, exmilitante de Vox en Sevilla, recuerda hoy en un artículo el trato que se le dio al juez Francisco Serrano y se muestra pesimista respecto a los modos de Vox que asimila cada vez más evidentemente a del resto de partidos políticos.

"La Señora Piñero, presidenta de VOX Sevilla, ha dimitido de su cargo. Aunque dice que seguirá en el mismo, todos sabemos lo que viene a continuación", escribe. En su opinión, Piñero no ha sabido adaptarse a esa "máquina de triturar personas" que son los partidos. Y añade que ya advirtió cómo se afeó al juez Serrano que defendiera en el Parlamento lo mismo que defendió en la campaña.

María José Piñero, muy próxima a Serrano, no se ha dado de baja en Vox Sevilla. Es conocido como Francisco Serrano, siempre relacionado con la violencia de género con cuya formulación jurídica y política se ha enfrentado radicalmente, ya no tiene presencia pública a pesar de ser el presidente del grupo parlamentario de Vox, siendo reemplazado de hecho por el cordobés Alejandro Hernández.

La crisis de Sevilla no es la única que ha sufrido Vox en los últimos tiempos. De hecho, podría calificarse de cascada de dimisiones y crisis en los últimos meses. El pasado mes de enero presentó la dimisión en su totalidad el comité ejecutivo provincial de Cádiz por discrepancias con la dirección nacional, según aclaró su hasta entonces presidente Juan Carlos Sanz. Tal dimisión forzaba estatuariamente a la disolución de la dirección política de Cádiz.

Poco después, se disolvía también la dirección provincial de Almería, que uno de los núcleos importantes de Vox en Andalucía por número de votos y diputados. Lo mismo pasó en Vox Jaén donde igualmente hubo que disolver la dirección provincial. En Granada se tuvo que destituir a Julio Vao, presidente provincial, al conocerse que había sido condenado por estafa años atrás.

De hecho, de las ocho provincias andaluzas, sólo Córdoba y Málaga parecen estar libres de disidencias internas y sobre las demás es Santiago Abascal, líder nacional de la formación, quien tiene que recomponer su estructura y sus direcciones.

La carta de Piñero a los militantes

La carta completa es la que sigue:

"Estimados afiliados y simpatizantes, me considero una mujer valiente y por eso me puse al frente de VOX cuando nadie quería, pero hace ya más de un año se ha creado en VOX Sevilla una estructura paralela al margen de la voluntad democrática de los afiliados, protagonizada por determinados personalismos y apoyada por VOX España, al margen del ordenamiento estatutario, que ha desplazado al CEP y, cómo no, a mi presidencia y a todo el que no se alinee a la misma.

Por fidelidad al ideario original de VOX he aguantado, esperando que el partido reaccionara y fuera leal conmigo, con sus directivos y sus afiliados. Cuan equivocada estaba hasta el punto de darme cuenta de que, este gobierno del partido paralelo, ha estado prefiriendo perjudicar al partido con tal de desplazar y retirar a cualquier persona que pudiese destacar por trabajadora, inteligente, preparada y capaz que fuese.

Quiero trasladaros mi más sincero agradecimiento, representáis sin duda alguna el espíritu que todos buscamos en VOX cuando nos leímos los principios fundacionales y apostamos por el proyecto, dedicándole un tiempo, recurso e ilusión incalculable.

Lo hemos dado todo por recuperar una España soñada, anhelada y que dábamos por perdida. Hemos devuelto la esperanza a muchos españoles que se sentían abandonados y que han apostado todo por VOX en general y, en particular, aquíSevilla, por mí, ¡qué grandes sois! En cambio, he visto como el proyecto tomaba una deriva que no ha gustado a nadie, basada en relaciones de poder, soberbia y miedo.

Personalmente he soportado lo indecible, he visto cómo se os apartaba de redes sociales y medios de comunicación, de merecidos puestos y de áreas de trabajo para las que estabais perfectamente cualificados. Cuántos proyectos se han perdido por el celo de los no querían ceder protagonismo y eran incapaces de ejecutarlos con recursos propios.

Pero hay determinadas cosas que no estoy dispuesta a soportar y concreto. No voy a tolerar que se juegue irregularmente con los recursos económicos de los afiliados para lanzar la carrera política y las ambiciones de unos pocos, que fuera de todo talento, solo buscan su proyección personal.

Hace diez días envié un burofax a las más altas instancias del partido para que estos problemas fuesen subsanados de manera fulminante, obteniendo la negativa y la amenaza por respuesta.

Queridos afiliados, es por este motivo que tengo el deber y la responsabilidad de presentar con enorme tristeza mi dimisión irrevocable como presidenta de VOX Sevilla. Espero vuestra comprensión y os llevaré siempre en mi corazón.

No os desaniméis, tenemos un gran país que reconstruir y queda mucho por hacer dentro y fuera de unas siglas. Sois la gran esperanza de esta gran nación. No obstante, creo que los principios fundacionales del partido siguen intactos y, por ello, reitero mi compromiso adquirido con los andaluces y sevillanos para defender el ideario del partido por el que se nos votó para el Parlamento de Andalucía, con la esperanza de que estas incoherencias internas del partido sean subsanadas y cambien en breve por los afilados". (Los subrayados son de Libertad Digital)

La dirección de Vox, en cuya página web no aparece el asunto a nivel nacional, emitió ayer un comunicado que apareció en su nuestra estructura de información a escala provincial en la provincia de Sevilla. Estos son los párrafos más destacados:

"Desde VOX agradecemos a la señora Piñero su trabajo y dedicación al partido durante estos años y respetamos su decisión personal. A la dirección de este partido le ha sorprendido el escrito presentado por una persona que ha realizado un gran trabajo al frente del Comité Ejecutivo Provincial (CEP) de Sevilla… Una labor que esperamos que siga desarrollando con la misma dedicación en la cámara andaluza."

Sin embargo, califica de "error" su carta a los afiliados "que puede generar una alarma innecesaria y que no se ajusta a la realidad de la situación de VOX en la provincia de Sevilla. En el escrito sembraba dudas sobre el uso de los recursos económicos del partido en la provincia de Sevilla. Las cuentas de la formación en el conjunto de España están auditadas y sometidas a todos los controles legales que establecen la legalidad escrupulosa de las mismas."

Vox incide en que sus fondos están auditados tanto externamente como por el Tribunal de Cuentas y precisa que "en caso de dudas sobre el uso de los recursos económicos, María José Piñero podría haber recurrido al Comité de Garantías, antes de sembrar un alarmismo injustificado".

Niega la dirección nacional de Vox que exista una estructura paralela al CEP de Sevilla. "Este órgano adopta sus decisiones de manera colegiada por acuerdo entre sus miembros. Al no ser una organización "presidencialista", la señora Piñero debe someter sus propuestas a votación y, es normal como ocurre en otras provincias, que no siempre sean aceptadas."

Finalmente el comunicado desliza la idea de que el motivo real de la dimisión de Piñero han sido sus aspiraciones de ascenso en Vox y su discrepancia con algunos nombramientos en el seno del partido. Además, anuncia que "en la próxima reunión del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) se procederá, en cumplimiento de los estatutos del partido, a la elección de una Comisión Gestora Provincial que continúe con el trabajo iniciado por el equipo que encabezaba María José Piñero".

A continuación