La Junta intensifica su reforma educativa tras la huelga anunciada por las izquierdas

El primer "apagón" de Canal Sur, exhibición de los sindicatos contra el gobierno de Moreno.

Pedro de Tena

Los cambios desarrollados por el gobierno andaluz de PP y Cs, aun siendo moderados y legales, han ocasionado dos grandes protestas visibles de las izquierdas y los sindicatos. En Canal Sur, este jueves mismo, se produjo el primer apagón de hora y media como consecuencia de contrataciones de profesionales que no del gusto de sus sindicatos y la ausencia de contrataciones en otros campos.

En Educación, tras el anuncio de la huelga estudiantil para el 4 de marzo, el Gobierno parece haber pisado el acelerador para desarrollar una reforma educativa de mayor calado y, hay que subrayarlo, contraria a la que impulsa el gobierno de Pedro Sánchez.

Este jueves, Canal Sur TV se fue a negro desde las 20:30 hasta las 22:00, siendo el primer paro previsto en la semana previa a la huelga total del día 27 de febrero, la víspera del Día de Andalucía. El motivo era la falta de contrataciones en áreas no directivas. De nada sirvieron las dos reuniones mantenidas este jueves por la Dirección con el comité de huelga ni las mejoras ofrecidas. Los sindicatos UGT y CCOO, entre otros menores, consideraron insuficiente la oferta de casi 50 nuevos puestos de trabajo.

De este modo, queda cada vez más claro que la huelga tiene un claro sentido político. Por una parte, es el desafío a la dirección de la RTVA en tanto que dirección puesto que se le reprocha la contratación de profesionales, algo que el PSOE hizo con toda libertad e incluso con arbitrariedad manifiesta durante décadas.

Por otra parte, parece fuera de toda duda que los sindicatos, tras los que late la oposición de izquierdas, ha iniciado ya el proceso de desgaste del nuevo gobierno andaluz. Es evidente que un "negro" televisivo es bien visible para los cada vez menos andaluces que ven Canal Sur, uno de los motivos de la crisis de la entidad, además de sus cada vez menos abundantes ingresos publicitarios.

Los nombramientos de Álvaro Zancajo, Desirée García Escribano y Carmen Torres para cargos de responsabilidad tanto en contenidos informativos como en Canal Sur Madrid, ha sido el detonante de la convocatoria de huelga. Habrá que ver si el nuevo gobierno y su dirección en RTVA resisten y afrontan realmente la reforma que necesita un ente público que tuvo un origen escandaloso e irregular y que en 30 años no ha dado paso a ningún proyecto de regeneración.

La Junta intensifica su reforma educativa

Tras el decreto de escolarización que reordena en parte el acceso a la educación en Andalucía, que ya ha dado lugar a la convocatoria de una huelga estudiantil, se ha dicho, para el día 4 de marzo, el consejero del ramo, Javier Imbroda, anunció este jueves una nueva reforma que va a tener una mayor visibilidad familiar ya que se trata de que los alumnos no tengan que cambiar de centro para cursar sus estudios de Primaria y Secundaria unificando su enseñanza en el mismo centro.

En el primero de los decretos, la Junta decidió que cualquier familia pudiera solicitar la inclusión de sus hijos en colegios concertados siempre que exista al menos uno en su localidad de residencia. No es una medida radical por cuanto sólo el 20 por ciento de los municipios y porque el peso de la enseñanza concertada en Andalucía apenas sobrepasa el 23 por ciento del total.

Destaca El Mundo que Imbroda hizo su segundo anuncio de reformas el mismo día en que la ministra de Educación, Isabel Celaá, daba a conocer las líneas maestras de la nueva ley educativa, la LOMLOE, que el gobierno del PSOE y Unidas Podemos va a impulsar y que, subraya, son medidas que no van en la misma dirección que las del plan andaluz.

Imbroda anunció este jueves la unificación de la educación Primaria y la Secundaria en un solo centro educativo, lo que considera una demanda social "evidente". Téngase en cuenta que actualmente los alumnos deben de cambiar de su colegio a un Instituto de Enseñanza Secundaria al terminar el tramo primario de la educación, con 12 años más o menos.

Tampoco se trata de una medida extrema ni general. Las dos enseñanzas, primaria y secundaria, se unificarán en centros de zonas vulnerables, especialmente rurales. También en los centros que, por falta de alumnos, pierden Unidades en educación infantil y primaria y disponen de espacio suficiente para albergar la enseñanza secundaria.

Finalmente, la unificación podrá afectar a centros de Primaria que son vecinos inmediatos de un Instituto de Enseñanza Secundaria, circunstancia que permite unir sus equipos educativos sin obstáculos insalvables.

A continuación