Susana Díaz menosprecia al Parlamento andaluz y a la comisión de investigación de la Faffe

Compareciente de la misma, se negó a recibir la citación porque el Parlamento no es su "centro de trabajo".

Pedro de Tena (Sevilla)

El menosprecio consiste en que Susana Díaz y tres de sus exconsejeros se han negado a recoger las citaciones correspondientes para comparecer en la Comisión de Investigación parlamentaria sobre el caso de la Fundación Andaluza para el Fondo de la Formación para el Empleo. Nada ha trascendido, lo que ya es significativo, sobre las citaciones de los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, así como la de la actual ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero.

De hecho, cuenta La Razón, el expresidente Manuel Chaves recogió la notificación en persona mientras que María Jesús Montero la recibió en el Ministerio que regenta en funciones. José Antonio Griñán no la ha recogido por estar ausente, pero se espera que lo haga en breve.

Es sorprendente la falta de coordinación existente en el PSOE andaluz por los diferentes comportamientos de sus dirigentes. Pero que Susana Díaz se haya negado a recibir su citación en el Parlamento por no ser su "centro de trabajo" mientras que María Jesús Montero la ha recibido en su centro de trabajo actual, el Ministerio de Hacienda, lo que es una diferencia bien notoria.

Por tanto, el caso Faffe lleva camino de convertirse en un campo de batalla electoral en Andalucía. Susana Díaz se indignó cuando la Comisión le exigió comparecer, junto a Manuel Chaves, José Antonio Griñán y otros ex altos cargos, alegando que ella nunca tuvo nada que ver con una Fundación que se extinguió antes de ser presidenta de la Junta, aunque no antes de estar en el gobierno de Griñán.

Posteriormente, la comisión de investigación presidida por Ciudadanos, como en la anterior legislatura hasta que declinó por la convocatoria electoral, decidió que estas llamativas comparecencias tuvieran lugar en los días previos a las elecciones generales del 10 de noviembre. De hecho, Chaves, Griñán y Díaz comparecen el día 7 de noviembre, jueves anterior a las elecciones. Al día siguiente lo harán la ex consejera y ministra de Hacienda en funciones María Jesús Montero, número 1 por Sevilla en las listas del PSOE, acompañada por los ex consejeros Antonio Ramírez de Arellano, José Sánchez Maldonado y Jesús Carnero.

Ayer fue Teresa Pardo, portavoz de Ciudadanos en la Comisión, la que denunció las "trabas" del PSOE para proceder a la recogida de las citaciones de la ex presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y a tres ex consejeros socialistas de Empleo. De hecho, el PSOE se negó argumentando que el Parlamento no era su "centro de trabajo".

Pardo añadió que el PSOE no quiere que los andaluces sepan lo que ha pasado en la Faffe y mostró su sorpresa por la consideración del PSOE de que el Parlamento no es el centro de trabajo de Susana Díaz y sus ex consejeros. Sumó a su queja la consideración de que lo que realmente quiere Susana Diaz es no comparecer el próximo día 7 a tres días de la campaña electoral.

El PSOE por su parte acusó Ciudadanos de "manipular" toda vez que, según ha explicado, la forma de notificar las comparecencias en la comisión de investigación de la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) está "establecida" y debe hacerse "a título personal", no a través del grupo parlamentario.

El portavoz socialista, José Fiscal, ha admitido que se han recibido varias notificaciones a través del grupo parlamentario, pero que este no es el canal adecuado ya que "debe haber una comunicación fehaciente a estas personas a título individual", como subrayó el secretario del grupo parlamentario socialista, Rodrigo Sánchez Haro.

"Como secretario del grupo no puedo asumir esas notificaciones, lo tienen que entender el presidente y los grupos, no me puedo responsabilizar de recoger una notificación de alguien que, por cualquier circunstancia, no puedo entregársela y puede incurrir en responsabilidades penales", dijo.

El portavoz parlamentario del PSOE-A, José Fiscal, en rueda de prensa, criticó que PP-A, Cs y Vox "están pisoteando la dignidad de este Parlamento programando las comparecencias dos días antes de las elecciones del 10-N".

Visto lo visto, aunque no haya sentencia del caso ERE antes de las elecciones con la asombrosa explicación de problemas informáticos de coordinación de textos tras casi un año de redacción, sí que parece que la comisión de investigación de la Faffe va estar presente en una campaña electoral andaluza que, de no cumplirse la encuesta del CIS, puede ser la tumba de Susana Díaz y, de paso, la de Pedro Sánchez.

A continuación