Andalucía: clima de vacunas perdidas, plagios, ERE, fraudes y CIS para una gran victoria "socislista"

En Andalucía, el PSOE puede subir, según la obra de José Félix Tezanos, hasta seis escaños, de 24 a 30.

Pedro de Tena (Sevilla)

De "lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible" estamos pasando a "no importa lo que sea porque, aunque no pueda ser será posible", al menos para el CIS. Es lo que se deduce de la macroencuesta oficial que, por cierto, contrasta con las encuestas anteriores disponibles a lo largo de 2019. Si es verdad que la muestra del CIS es insuperable, las diferencias de resultados son asombrosas.

De todos modos, lo que más sorprende es el clima en el que según el CIS va a producirse una clamorosa victoria del PSOE en las próximas elecciones generales en Andalucía, región que aporta nada menos que 61 escaños al Congreso, poco menos del 18 por ciento del total.

En ese clima destaca el escándalo de las vacunas desaparecidas o no utilizadas por la Junta de Andalucía en tiempos del PSOE. Según el nuevo gobierno andaluz, han desaparecido 1,8 millones de dosis y casi un millón no fueron utilizadas en los colectivos adecuados desde 2012. En el meollo del caso, la ex consejera y ahora ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero y la propia Susana Díaz.

El PSOE negó tales afirmaciones explicando que muchas de estas vacunas se habían entregado a colectivos especiales como bomberos, fuerzas de seguridad y colectivos en riesgo que las administraban por sí mismos sin necesitar al Servicio Andaluz de Salud. Pero Diario de Sevilla aporta hoy que la Subdirección de Farmacia de la Junta dinamita la versión del PSOE explicando que "no hemos tenido constancia en esta Subdirección de que hubiera suministro por parte de los centros autorizados a fuerzas de seguridad del estado, bomberos, personal sanitario, trabajadores de residencias, ayuntamientos y/o diputaciones".

El clima otoñal se hace más frío atendiendo al plagio de la tesis de la juez María Núñez Bolaños que incluso va a ser investigado por la propia Universidad Pablo de Olavide que la albergó. Dada la repercusión de su figura en el caso ERE, el plagio afecta asimismo al voto socialista por cuanto la juez afectada ha sido una de las piezas claves en la descomposición de dos de los casos de corrupción más importantes de la historia reciente de España: los ERE y los fraudes de formación.

Empeora tal clima cuando, sin salir de los juzgados, nos encontramos con otra "coincidencia" en este tráfico incesante de coincidencias que es Andalucía. Estábamos a la espera de la sentencia de los ERE, una sentencia que por dulce y suave que fuera, debería afectar gravemente al voto socialista, bien por desánimo y la consecuente abstención, bien por el cambio de orientación hacia otras formaciones políticas. Pero no, no va a haber sentencia hasta después de las elecciones aun habiéndose dispuesto de mucho más tiempo que los jueces del Supremo que emitieron hace un mes la sentencia sobre la sedición independentista catalana.

Si a ello unimos lo fraudes electorales destapados en dos pueblos de la provincia de Sevilla, Huévar y Albaida y alguno de Granada, en todos ellos debidos a la compra de votos por el PSOE y le sumamos el caso UGT y la exigencia de la Junta que devuelva 18 millones de euros que no fueron utilizados legalmente en los cursos de formación según el propio gobierno de Susana Diaz que "olvidó" reclamarlos, el otoño se hace casi invierno.

Sumen, si lo estiman, los acontecimientos de acoso y violencia separatista en Cataluña vistos por televisión en toda una Andalucía que tiene un millón largo de parientes viviendo allí y añadan el auto antisacramental de la exhumación de Franco por derrota tardía a manos del PSOE de Pedro Sánchez, retransmitido en directo a todo el mundo. Pero no, no los sumen, porque la encuesta del CIS se hizo, afortunadamente para Moncloa, antes de todo ello.

El CIS de Tezanos

Con todo este tráfico de coincidencias e incidencias, llega el CIS y anuncia que el PSOE de Pedro Sánchez –porque sólo es de Susana Díaz cuando las elecciones son autonómicas–, va a obtener una imponente victoria en Andalucía y en España. En Andalucía, el PSOE puede subir, según la obra de José Félix Tezanos, hasta seis escaños, de 24 a 30. El PP subiría hasta 2 y los demás, Ciudadanos, Podemos y Vox pierden de uno a tres escaños. El partido de Errejón no cuenta.

El gobierno andaluz encargó una encuesta a la Fundación Centra el pasado mes de junio, pero a nivel regional andaluz, y los resultados fueron parecidos en cuanto a las tendencias. El PSOE subía algo, como el PP, y los demás bajaban. Pero al ser encuestas heterogéneas, compararlas carece de sentido.

Lo mismo ocurre con la encuesta encargada internamente por el PSOE a primeros de agosto. En dicha encuesta de ámbito regional y con referencia a unas hipotéticas elecciones andaluzas, el PSOE pasaba de los 33 escaños actuales que tiene en el Parlamento andaluz a ¡42! mientras Vox y Ciudadanos perdían entre ambos la friolera de 13 escaños. PP subía 4 y Podemos + IU se quedaba como estaba.

Una referencia homogénea del sondeo del CIS es el estudio realizada por SW Demoscopia este pasado mes de octubre que utiliza datos propios sobre 1.009 personas (2.000 menos que en el sondeo oficial) añadiendo datos de otras empresas demoscópicas y datos del propio CIS. Sus resultados resultan llamativamente diferentes por cuanto dan un nuevo descenso al PSOE que pasaría de 24 escaños no a los 30 que le otorga el CIS, sino que perdería de uno a tres escaños pudiendo quedarse en 21.

Aunque coincide con el CIS en la bajada de Ciudadanos (3 diputados) y la subida del PP (5 diputados), no aprecia subida ni bajada en Vox y apunta un ligero descenso de Unidas Podemos. Esto es, que lo más destacado que aporta es el deterioro socialista, que no la recuperación, tras los primeros meses del gobierno del "cambio".

Lo cierto es que apenas han pasado seis meses desde las últimas elecciones generales y que, en este tiempo, las apariencias arrojan que el mayor desgasta político ha sido el del PSOE, seguido por el de Ciudadanos y Unidas Podemos. Por ello, el sondeo del CIS, con la que está cayendo sobre el PSOE andaluz, parece imposible. Pero ya saben que el nuevo lema es "no importa lo que sea porque, aunque no pueda ser será posible".

A continuación